Celebrando a Nuestros Muertos

Dos de noviembre, bienvenidos nuestros muertos que gozan de vida eterna, hoy los honramos, siempre los recordamos.

Bienvenida

Bienvenida

Lamuertedelaprepotencia

La Muerte de la Prepotencia

Homenaje

A las muertas de Juárez

Besoeterno

Beso eterno

Porhoyno

Por hoy no

Anuncios

Chihuahua Express 2018

AAA.jpg

En 2018 el Chihuahua EXPRESS ha tenido un incremento importante en el número de inscritos, lo que permitió una pelea más intensa en todas las categorías de éste, que es uno de los pocos rallies de invitación en el mundo que cuenta con categorías para casi cualquier automóvil que sea de circulación legal en calles y carreteras. Así que la gran camaradería que ya es tradicional en este encuentro único en los caminos de Chihuahua, pues alcanzó grados de convivencia e integración en la que ya muchos llaman la ”Comunidad del Chihuahua EXPRESS”.

Los pilotos, navegantes, preparadores y familias que participan de cerca en esta competencia, están de acuerdo en que por nada cambian estos días que son únicos en el calendario del deporte motor.

A lo largo de tres días, el recorrido por el muy extenso Estado de Chihuahua siempre obsequia a todos con muchas sorpresas, aún para aquellos que ya conocen esta ruta completamente. Y pues las acciones y emociones no se hicieron esperar.

Día 1. Chihuahua- Ciudad Madera-Chihuahua
Cuando recorremos la carretera que atraviesa los campos Menonitas, vamos notando como los tímidos habitantes de esas comunidades cada año se atreven a observar cada vez más de cerca a los autos de competencia. En otros años, apenas se asomaban detrás de sus ventanas. Ahora salen a las cercas de sus extensos campos para buscar un buen lugar y no perderse de nada. Eso sí, a la orilla de la carretera no se acercan y eso está bien por seguridad. Los chiquillos menonitas nos saludan a todos y son muy visibles con sus indumentarias tradicionales.

La muy rápida y larga etapa de velocidad inicial de este día, se recorre en sentido contrario como la última antes de volver a Chihuahua. Luego de un intenso día de caminos muy demandantes que nos llevan de ida y vuelta hasta Ciudad Madera, la curiosidad por saber las posiciones de los demás competidores nos hace superar el cansancio para llegar radiantes. Y todavía nos faltan dos días más.

Día 2. Chihuahua-Divisadero-Chihuahua
Recorrer el interior de la Sierra Tarahumara por caminos imponentes en muy buen estado es una de las mejores maneras que existen de disfrutar los autos de competencia, tanto modernos como históricos. El contacto tan cercano con la población Rarámuri en la Barranca del Cobre es una experiencia insuperable. Los pueblos madereros nos dan un pequeño respiro en las etapas de tránsito y los servicios del día. La vista del Divisadero es única en el mundo y nos recuerda que nos hemos alejado un largo trecho desde que salimos de Chihua esa mañana.  El camino de regreso hay que emprenderlo con cautela, pues esas carreteras exigen concentración absoluta. El desafío del manejo en su máxima expresión. Nos preguntamos si sería posible hacer esta etapa dos veces seguidas, aunque el rally durara más. Pero el extenuante final del día, nos recuerda que los sueños tienen un límite.

Día 3. Chihuahua-Ojinaga-Chihuahua
Llegar al tercer día nos renueva el entusiasmo y la energía parece inagotable en todos. Las rápidas etapas del desierto son la delicia de los autos más potentes y mucha diversión para las categorías menores también. Ayer en Divisadero pensábamos que lo habíamos visto todo en sorpresas chihuahuenses, pero este día en el desierto nos apabulla de nuevo cuando llegamos al Cañón del Pegüis, para de ahí llegar a la fronterizaOjinaga donde la población se vuelca de entusiasmo con nuestra visita.

No podemos dejar de pensar en el regreso, que aunque más corto que los dos primeros días, es mucho más rápido en velocidad máxima. Chihuahua recibe el final de nuestro largo Rally con un festejo a la llegada y la premiación final por  la noche. Y las ganas de volver comienzan ya. A los organizadores les piden hacer más de una edición al año, que por ahora no sería tan fácil. El arcón de los deseos se abre y los ideales deportivos se desbordan.

Hemos tocado las nubes y ahora queremos tocar el cielo. Y lo haremos.
¡Arriba Chihuahua!

 

 

Entrada y galería original en One Way Books®

Life is a highway

00

Baja tiene una longitud estimada de 1,250 km., que a través la México 1 son alrededor de 1,600 kms. de asfalto. Empieza en la frontera con Estados Unidos y termina en Cabo San Lucas, en el famoso Arco, una especie de finisterre en la punta de la península, justo ahí en donde se encuentran el Mar de Cortés y el Océano Pacífico.

Tres días en coche desde Ensenada hasta Los Cabos pasando por todas las poblaciones intermedias de Baja California y Baja California Sur. La Benito Juárez o México 1, es una carretera única, bordeada de una gran variedad única, casi endémica de: comercios; tipografías; personajes; señalizaciones; transportes; cactáceas; extensiones semidesérticas; zonas agropecuarias; pequeños oasis de flacas palmeras y  sorprendentes kilómetros costeros de playas cuasi vírgenes.

Si la vida es una carretera, esta carretera es la única México 1. Sólo para quien está dispuesto al encuentro con lo inesperado, con largas rectas de paisajes monótonos en las que parece que no pasa nada pero pasa todo, con curvas repentinas que al salir de ellas el horizonte es otro, con noches tan despejadas que no hacen falta telescopios para viajar a las estrellas, con mañanas nubladas tan llenas de misterio, así…, justo así como la vida misma.

 

Rally Maya México 2018

CA052AA8-CCA0-4F98-BE04-ACB26ED35339

La quinta edición del Rally Maya inició en la isla de Cozumel el 23 de mayo, con la participación de más de 110 autos clásicos agrupados en las siguientes categorías, dependiendo del año de producción: A de 1915 a 1931; B de 1932 a 1949; C de 1950 a 1964 y D de 1965 a 1975.

La carrera se desarrolló por un inigualable trayecto: 1,200 kilómetros por los caminos del Mayab, precisamente en la Península de Yucatán, carreteras enmarcadas por paisajes únicos en una región llena de la magia ancestral de su pueblos, la amabilidad de su gente y su rica cultura.

El banderazo de salida se dio en la isla, que celebraba los 500 años del encuentro de dos culturas en esas latitudes del continente. Los días previos fueron llegando los participantes, sus autos transportados por madrinas cruzaron hacia la isla en transbordadores listos para la ocasión.

Posteriormente hubo una gran exhibición de los autos de competencia en la explanada del Palacio Municipal que duró casi dos días. El pronóstico del tiempo anunciaba lluvia la mayor parte del día, de la semana incluso, pero se equivocó.

El siguiente día de actividades, primero oficialmente de carrera, los competidores recorrieron el interior de la isla a bordo de sus autos, cinco etapas cronometradas y otras tantas de tránsito que las tripulaciones manejaron bajo una pertinaz lluvia provocada por la Tormenta Tropical Alberto.
Aún bajo la intermitente lluvia, en ocasiones muy intensa y prolongada, los pilotos y organizadores no perdieron el ánimo y sin mayores contratiempos se realizaron todas las etapas y actividades programadas para este primer día, dentro de la exuberante vegetación y paradisiacas playas que Cozumel tiene.

Día dos de carrera, gran expectación generó esta jornada. El cielo nunca amaneció más claro. El Rally Maya se transladó a tierra firme con todos los autos participantes a bordo de un gran ferry. De museo rodante a museo flotante.

Ya en tierra, los autos tomaron ruta hacia Tulum, para continuar hacia Punta Laguna en donde se realizaron diversas actividades culturales dentro de un paisaje evocador a un costado de una bella y plácida laguna.

Tercer día de carrera y la meta final de esta jornada llevó al contingente del Rally Maya a una de las zonas más míticas y emblemáticas de la zona y del país: Chichen Itzá. Pero antes los competidores hicieron una parada en el malecón de San Felipe, cerca de Río Lagartos a donde muchos de ellos se dirigieron en lanchas al paraíso de los flamencos y regresaron para tener diversas actividades culturales, de responsabilidad social y gastronómicas en el puerto.

Siete etapas de regularidad y ocho de tránsito se completaron este día mágico que terminó con una noche igual, llena de la magia y el sincretismo de la Gran Cultura Maya con las bellas piezas de ingeniería automotriz, que llegaban puntuales y precisas de acuerdo a sus libretas de ruta, los primeros autos en cruzar el arco de meta fueron los más antiguos.

Cuarto día de carrera que marcó otro hito en el rallismo, los autos fueron recibidos, literalmente, cual aeronaves, en el Aeropuerto Internacional de Chichén Itzá, en donde las tripulaciones tuvieron la oportunidad de refrescarse, ya que el termómetro durante el trayecto marcó temperaturas que oscilaban alrededor de los 40 grados centígrados ese día.

La meta final del día fue en la ciudad blanca, en Mérida el contingente fue recibido en el Centro de Convenciones Siglo XXI, en donde se exhibió al público nuevamente este museo rodante, al que se le sumaron algunos clubes de autos clásicos de la zona.

El quinto día de actividades se llevó a cabo sin los autos, ya que fue un día para retomar energías, visitar el El Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, contiguo al Centro de Convenciones Siglo XXI, en donde los autos continuaron en exhibición y en donde se realizaron las actividades de responsabilidad social correspondientes.

Último día en el que se recorrieron veintiún etapas en total, nueve de ellas de regularidad para un total de 347.155 km. se llevó a cabo entre Mérida y Cancún, las etapas más largas y en donde el calor extremo, acompañado por lluvias eventuales en los varios tramos, no mermó el entusiasmo del último día.

La cena de la última noche no dejó nada que desear, dentro del centro de espectáculos del casino del hotel sede se llevó a cabo la premiación categoría por categoría, así como los tres primeros lugares absolutos del Rally Maya México 2018. Posteriormente y durante la cena los participantes se deleitaron con un fastuoso espectáculo musical de clase mundial.

Las piezas de arte rodaron por la península que ahí permanece, pilotos y autos ya en ruta de regreso a casa. La nostalgia de terminar es aliviada sólo por la promesa de la cita para la reunión de magníficos amigos en mayo del dos mil diecinueve.

 

Publicado originalmente en One Way Books®

Alicia en el centro del reflejo

Introspección

 

Sabía de la vieja creencia de que, al estar entre dos espejos paralelos y observarse por un largo período, podría encontrarse con el diablo. Sin embargo ella entendía que, en todo caso, lo que descubriría serían sus propios demonios. Dispuso las dos superficies reflectantes a sus costados y empezó a observar los múltiples reflejos de su ser en ambas caras reflejantes.

 

Ella quería entender, en lo que la rodeaba, esa distinción que le daba la calidad de persona y que la hacía igual a sus semejantes. A esos entes que existen como idénticos a ella misma en el tiempo y en el espacio. Su objetivo era escudriñar una noción del ser en sí misma, más allá de la identidad como tal.

 

Poco a poco se fue concentrando en las figuras, aparentemente mas lejanas y apenas definidas, en las que difícilmente se reconocía. Esas eran las imágenes que buscaba, su yo desconocido, al menos para ella misma, trato de contemplarse durante largo tiempo pero al más mínimo movimiento de su cuerpo, sus múltiples yo, danzaban en un baile tan perfectamente sincronizado que ni la mejor compañía de ballet ruso lograría coreografiar.

 

Esa transformación de cuerpos al infinito, que los espejos le mostraban y que reducían sus dimensiones al alejarse con una proporción perfecta, le hizo recordar sus clases de geometría en la secundaria, en particular sobre la homotecia, trato de entenderlo pero era difícil comprender, sobre todo por que demasiadas visiones empezaban a generarse en su mente, provocadas por las oleadas de reflejos, a ratos indefinidos, ante ella. Peses y aves de Escher le nublaron la vista, sus estructuras ambivalentes se mezclaban con su yo proyectado al infinito y luchaba por verse, por encontrarse, por escudriñarse y reconocerse en esa que por destellos, por miles de ellos, le resultaba en ocasiones, tan ajena.

 

La multiplicidad de reflejos empezó a serle extraño, ya no se miraba, ya no era ella. Su yo se cosificó. Era un objeto mas y dada su infinita cantidad, la de sus yo objeto, les empezó a restar importancia, se devaluaron, tal como sucede en la ley de la oferta y la demanda. En la medida en que ella se parecía mas a lo contrario de su ser, mas borrosa se tornaba. Esto la inquietó al grado de hacerla creer que sus demonios en verdad empezaban a aparecer, que esa vieja creencia era real. Sus monstruos habían ahuyentado las palomas de Escher, sus peses se habían perdido en el oceano de imágenes y destellos reflejados por ambos espejos.

 

Y así, al inicio de un trayecto desquiciante, surgió un atisbo, como suceden las iluminaciones. Sus oídos se inundaron de sonidos indefinidos, armónicos y cadenciosos pero inescrutables, se llenó de paz. Se le nubló la vista y al ritmo de la cadencia de lo que escuchaba, en el centro de esa visión borrosa, surgió ella y se recorrió con la mirada, con calma, sin prisa. Se vio en el centro de sus múltiples yo. Sin tratar de responderse quien era, de donde venía, a dónde iría, cuál era su papel en la vida y cuál era el sentido de la existencia, decidió aceptarse tal cual, sin mayor cuestionamiento. Entendió que todo eso lo sabría, en otro tiempo, en otro plano, en otro momento, en otro espacio…

 

 

Publicado originalmente en la entrega de mayo de 2018 de la Revista .925 Artes y Diseño de la Facultad de Artes y Diseño plantel Taxco

 

Estado onírico

DSC_0215

El sueño es un terreno rico y fértil, ahí cabalgan nuestros deseos, nuestros miedos y nuestras fantasías, es el espacio en donde nos liberamos de la razón y de las incertidumbres de cada día.
Avisos, consejos, premoniciones, atraviesan cada noche por el portal de lo tangible hacia la nada, para llegar, inesperados, a influir en nuestra conciencia.
El subconsciente habla un lenguaje difícil, simbólico, por lo que, los irredentos, precisan interpretar.
Se ha de adiestrar gradualmente la conciencia para permitirle, al estado onírico nocturno, desboque su libre albedrío, no expulsarlo para que emancipado, se manifieste en los sueños.

 

Una noche en Chichén…

La bóveda maya de luna, música, efectos especiales y misticismo te envuelve en una noche mágica.

Una de las nuevas maravillas de mundo, con el sello de los antiguos espí­ritus mayas…

 

Walk of fame, Hollywood Boulevard, Los Angeles, Ca.

Crecemos y nos acompañan a cada paso, por un buen trecho, con esos que sin conocernos nos dejan huella, algunos una muy profunda. Idolatramos a algunos y hasta culto les rendimos. Sus vidas, sus historias, su quehacer y su fama nos las vamos apropiando, hasta que llega a brotar esa sensación de cercanía, de intimidad, de familia. Algunos otros pasan sin pena ni gloria para muchos. Son ellos, los famosos que nos entretienen en los medios, en el cine, en la radio. Son la farándula del país al norte del Río Bravo, algunos, los menos, son de acá o del otro lado del charco, de los dos charcos.

 

 

El Valle de los Cirios

El “Valle de los Cirios” es un Área de Protección de Flora y Fauna ubicada en el municipio de Ensenada, en el estado de Baja California, México. Este sitio fue declarado como área natural protegida el 2 de junio de 1980. Con sus 2’521,776 hectáreas, es el Área de Protección de Flora y Fauna más grande de México, la segunda área natural protegida de México por extensión total sólo por detrás de El Vizcaíno, pero la más grande en extensión terrestre, así como una de las áreas naturales protegidas más grandes del mundo.

Se caracteriza por sus paisajes desérticos y matorrales asociados a grandes núcleos de cirios. Es un área con una gran conservación e integridad, definida por su alto nivel endémico, que incluye concentraciones abundantes de cactáceas, reptiles y mamíferos grandes. El Valle de los Cirios se encuentra desde 2004 dentro de la Lista Indicativa de México, para ser nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 

DPB_3967DPB_3953