La fastuosa voluntad imparable e impredecible del caos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el desmedido crecimiento de la ciudad de México la anarquía domina, se adueña, nos posee, no obstante el fallido intento de los gobiernos defeños por imponer orden sobre la fastuosa voluntad imparable e impredecible del caos.

Un mounstruo con vida propia que incansablemente se estira, se tuerce, se mutila, se duerme, despierta y revive con la infinita misericordia de permitirnos cohabitar.

Es inescudriñable, un verdadero y portentoso misterio. Nadie se explica como es que más allá de los imecas, de los más de 20 millones de imequeños, de más de 3 millones de naos navegando por su vías y produciendo índices alarmantes de agentes virulentos. Más allá del más allá, cada día los metropoli-moradores tenemos fluídos vitales, como agua y energía eléctrica. Y energía de salir a ser deborado por sus entrañas una y otra vez. Todos los días. Inaudita noción de supervivencia.

Más allá incluso de agentes burocráticos y consignatarios de suministros públicos, que con buena o mala voluntad aspiran adiestrar al mounstruo, algunos más que ilusos pretenciosos han ambicionado gobernarlo. Jamás.

El mounstruo se nutre de sus propios urbecinos, los engulle y los regurgita desgobernados, llenos de caos para así facilitar el orden y perpetuar su existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s