Rally Histórico Transpeninsular 2017

La Baja: Asfalto de Dos Carriles
La Península de Baja California de México es un tramo de 1.600 kilómetros de largo de hermoso desierto costero y montañas, con una sola arteria principal llamada México 1 que zigzaguea entre el Océano Pacífico y el mar de Cortés, mezclando largos, amplios y abiertas secciones de carretera con interminable curvas a través de montañas y a lo largo de una costa virgen conocida por sus hermosas playas, pesca de alta mar, así como su  importancia ecológica como el habitat de múltiples especies de ballenas. Per décadas, la región ha sido la sede de una de las más largas carreras off-road del mundo, La Baja 1,000.

El Rally se corre en cuatro días, empezando en Ensenada y terminando en el extremo sur de la península de baja en Cabo San Lucas. Las categorías de coch es que compiten, son similares a los rallies históricos mexicanos existentes (anteriores a 1972 de cuatro, seis y ocho cilindros) con un énfasis en las clases modernas de coches, una más de motos y una especial de turismo para los coches de calle que quieren seguir toda la ruta de la carrera.

Cada día la carrera incluye entre 100 km y 400 de tránsito y de cuatro a ocho etapas de velocidad, totalizando más de 500 km de trayecto total. La policía federal mexicana facilita el evento, moviéndose con el tren de carrera y cerrando largos tramos de carretera al tráfico público y facilitando el desarrollo con total seguridad de la competencia. Además, la carrera incluye vehículos de servicio para los competidores, junto con el personal de seguridad y control, todos se movilizándose juntos con un objetivo común.

Los equipos
Chris Eberz y Cindy Nelson-el Studebaker
El Studebaker 1953 Coupé achaparrado es un conocido de las carreras mexicanas. En el reglamento actual de La Carrera  Panamericana, la sección del chasis fue limitada originalmente a 1965 y anterior, haciendo  que del achaparrado Coupé la opción más aerodinámica disponible. Porta un motor Chevy V-8 americano grande y una dura caja de cambios, ambos necesarios para empujar este coche a más de 300 km/h.

Equipo Flogit: Kaming Ko y Stafford Galen -El Dodge
Kam es un veterano corredor de motos de California y un experimentado corredor de rallies. Stafford Galen construyó su Dart 64 con un motor 318, transmisión manual de cuatro velocidades, suspensión de línea en la parte trasera, con un frente por Hell Inc. Este coche fue rápido y hábilmente conducido.

El Habanero -El Chevelle
Reid Holzworth y Nick Hublou dentro de el Chevelle SS 327 de cuatro velocidades fueron un serio contendiente, quemando llantas en cada tramo de pavimento en la baja. Fue aistido por Richard y Rafael de Apex auto Works de Houston, Texas.

“A menudo llegamos a los 260 km/h., sólo esperamos que la libreta de ruta esta correcta para lo que sea después de la siguiente cresta”
El navegante del Habanero: Nick Hoblou

Apple Farmer Racing. Un Coche Construido por Robots.
Richard Bailey cultiva manzanas y cerezas en Ciudad Real, Washington. Generalmente visto compitiendo eb un ‘ 53 Studebaker y un ‘ 68 Volvo 122S en La Carrera Panamericana, Richard sacó su 2007 Subaru STI con menos de 20,000 km. en el odómetro, para competir en la categoría de modernos de cuatro cilindros.

“Leer la libreta de ruta en un coche de carreras a toda velocidad es tan duro como parece, el dramamine ayuda.”
-Chad McKinney, copiloto

Porfirio Gutiérrez condujo en el primer día de la competencia en su Fox-Body Mustang arreglado. Porfirio estuvo en la carrera por sólo un día, en la ruta a Cataviñá, por problemas mecánicos sólo lo llegó hasta San Vicente. Sorprendió a todos estableciendo tiempos notable antes de que saliera de la carrera. El coyote ganó el reconocimiento no oficial del Alma del Deporte Motor Mexicano.

Alfredo MTZ Categoría Motocicletas
Cirujano, guía de caza y  un gran tipo, Alfredo MTZ, trajo como equipo de soporte a familia y amigos para dar servicio a su moto de competencia llevando su Harley al límite. La categoría de motos es una opción muy accesible para que más personas participen en este Rally sobre asfalto mexicano.

Turismo de alta velocidad:
Doug y Brandon Guilliams de Louisiana-Focus ST

La categoría Tour en la carrera permite a los coches de calle para recorrer la ruta de la carrera después de que los coches de competencia han pasado. Sus tiempos no cuentan en los resultados absolutos, pero la diversión es real. Doug y su hijo se unieron a la carrera en el Ford Focus ST 2015 modificado. Después de la línea de meta, se fueron en un viaje de pesca. Tenían una objetivo muy claro.

Un circo en movimiento
La carrera requiere de varios coches de apoyo que se mueven adelante y atrás de los competidores. Lentamente y luego rápidamente, la carrera recorrió hacia abajo y a través de la península, como un carnaval a lo largo del camino.
Los coches de controles del rally se disparan para mantenerse por delante del tren de carrera y establecer los puestos de inicio y cronometraje final, la sincronización, la tripulación médica y barredoras, todo al mismo tiempo mantener el horario y el ritmo de la competencia en movimiento. Los organizadores requieren datos puntuales, ya sea para continuar o cancelar las etapas de velocidad basadas en las condiciones del trayecto y otras logísticas.
Este es un grupo profesional de personal dedicado que, sobre todo, se preocupa por la seguridad de los lugareños y los participantes en lo que puede ser un ambiente caótico y variable.

La recta final: La paz a Cabo
A Veces las Cosas Realmente se Descomponen.
En la etapa final de competencia, en el último día del rally, el coche de Chris se icendió. Las llamas estaban dentro de la cabina y casi consumían el coche. Chris vació dos extintores y apenas logró detener las llamas. La preparación sólida y el engranaje de seguridad salvaron al coche y protegieron a los pasajeros. Triste ver un equipo y un coche de este calibre descompuesto al final del viaje. Todos esperamos ver este coche de nuevo.

“El fuego estaba entrando en la cabina. Nos detuvimos y utilizamos el extintor entero, tuve que salir y rociar por debajo del coche para extinguirlo completamente, estas cosas pasan, estamos a salvo”
-Chris Ebers

En la línea de meta final.
Cabo San Lucas.
Aunque el Habanero perdió mucho tiempo el día uno debido a un problema de embrague, el Studebaker de Chris fue la única víctima de la carrera. En La Carrera Panamericana el treinta por ciento de las bajas suceden el primer día, por lo que es un tributo a la ruta, las tripulaciones y los conductores que estábamos a una etapa del trayecto de tener al cien por ciento de participantes finalizando.

 

Agradecimiento especial a Steve Berry de Hemmings Motor News por permitirnos basarnos en su publicación:
Baja Blacktop: Racing Mex 1
www.hemmings.com/project/rht/

Libro con Galería completa

Anuncios

Chihuahua Express 2017

Ell estado más grande de México esta listo para ser la sede, por doceava ocasión ininterrumpida, de uno de los rallies más espectaculares de México: el Chihuahua Express. Después de un día de trámites, pruebas de calificación y eventos ceremoniales por la noche, quedan por delante tres días a competidores, organizadores y al público que acude a la vera del camino para ser parte, todos, de una carrera única y con un alto grado de espectación.

Este 2017 el Rally Chihuahua Express una vez más se conviterte en una cita que, más allá del interés automovilístico deportivo, es un suceso en el que se re-encuentran pilotos y navegantes de reconocida experiencia con celebridades y aficionados que comparten la ruta y la posibilidad de disputar un buen lugar en la clasificación final.

Cada uno de los tres días reviste un encanto especial, pues se trata de recorridos totalmente distintos entre sí, con la sensación de pertenecer a mundos diferentes cada uno.

 

Día 0 jueves 27 de abril.
Por la mañana, tras cumplir con los trámites administrativos como rigurosa revisión mecánica y de seguridad de los autos, así como la médica de los tripulantes, todo el contingente del Chihuahua se traslada hasta la carretera libre Chihuahua – Ciudad Juárez y en kilómetro uno, se lleva a cabo la prueba de calificación, la cual determina el orden de arranque al día siguiente.

En medio de un ambiente místico y al pie de un colosal asta con la bandera nacional, por la tarde se celebra, a los humos del copal y rezos ancestrales de origen Tarahumara, la tradicional bendición de los cascos, para, posteriormente en el mismo Palomar, dar el banderazo ceremonial que da inicio oficialmente a la carrera

Por la noche, ya en un ambiente formal pero más relajado se lleva a cabo la cena en medio de la junta de pilotos, a un costado de la alberca del Sheraton, hotel sede del Rally Chihuahua Express.

Día 1 viernes 28 de abril
Con cincuenta y siete tripulaciones inicia la doceava edición del Rally Chihuahua Express rumbo a ciudad Madera por tramos sinuosos sin muchos cambios de altitud enmaracdos por los sorprendentes campos menonitas. La mezcla de etapas de velocidad y de enlaces, permiten el comparativo de las velocidades a la vez que respetar zonas de poblados Menonitas ante el asombro de sus habitantes, a pesar de que ven pasar los veloces autos cada año. Regresar por la misma carretera, a la capital, Chihuahua es el recorrido de las etapas de la segunda mitad del día.

Día 2 sábado 29 de abril
El día más esperado y el que demanda de cada tripulación la conducción más precisa de todo el recorrido para cruzar la sierra Atrahumara, es el día más largo, el camino pasa por antiguos pueblos madereros y con una pronunciada subida hasta las mejestuosas Barrancas del Cobre, área boscosa, con muchas curvas y ascensión de 850 hasta 2,400 MSNM y de regreso, de bajada con el consecuente desgaste de los frenos. La llegada al hotel Sheraton se estima alrededor de las 17:00 hrs.

Día 3 domingo 30 de abril
El día con un recorrido menor y la mayor expectativa por correr en medio del ardiente desierto fronterizo, el camino lleva hacia Ojinaga, en la frontera con Estados Unidos a través de curvas muy abiertas con las etapas más rápidas de todo el rally en donde se pueden haber sorpresas en la tabla de posiciones. Un momento de relajación en la zona del impactante cañón del Pégüis detiene por unos minutos la carrera antes de llegra a Ojinaga, para de ahí regresar por la misma carretera al mejor centro comercial de Chihuahua, el Fashion Mall en donde se instala el arco de meta final que marca la conclusión de esta edición del Rally Chihuahua Express.

 

Rally Histórico Transpeninsular 2016

Inaugurada en 1973, La Carretera Transpeninsular México 1, “Benito Juárez”, es la vía de enlace terrestre entre Tijuana y Cabo San Lucas con una longitud aproximada de 1,740 km. Su trazo serpenteante conecta todas las poblaciones intermedias, cruzando valles desérticos y serranías a lo largo de la Península de Baja California y en su ir y venir, da cuenta de las costas del Océano Pacífico y el Mar de Cortez.

 

Es una tierra atemporal cubierta por el cielo de un azul único que enmarca y resalta el colorido de los comercios, sus peculiares construcciones, señalizaciones, transportes y una infinidad de cactáceas que, alternando con interminables extensiones semidesérticas, algunas zonas agropecuarias, pequeños oasis de flacas y altas palmeras y sus sorprendentes kilómetros costeros, se encuentran a los costados de la carretera transpeninsular y ocasionalmente destellan en tus ojos a un ritmo particular y llenando de una especial armonía todo el trayecto.

 

Este es el escenario perfecto para que el mundo conozca, a través del deporte motor, parte de México: una península, dos estados, siete municipios, innumerables bellezas naturales y la inigualable calidez de sus habitantes.

 

Esta tierra vio nacer las competencias off road, como la mundialmente famosa Baja 1000, ya hace 40 años, por lo que el público bajacaliforniano no es ajeno a este tipo de competencias. Existe pues, ya, una afición que enriquece, así, y le da color a esta primera versión del Rally Histórico Transpeninsular.

 

Con el tradicional formato de rallies conformado por etapas de velocidad cronometradas, tránsito y servicio, se llevó a cabo sobre la México 1, el Rally Histórico Transpeninsular, cerrada durante la competencia al tránsito público, gracias el apoyo de las autoridades federales, estatales y municipales para el cierre de carreteras y de auxilio y protección incluso en zonas urbanas

 

Se recorrieron más de 1,740 kilómetros en tres días, divididos en ocho pruebas de velocidad, por día, previamente definidas para este fin, tomando en cuenta, principalmente, la seguridad tanto de competidores como de oficiales de carrera y público en general, y de la misma manera que ofrecieran un reto técnico y velocidad tope a los pilotos y sus autos.

De Tijuana a Cataviña el primer día; Cataviña – Loreto el segundo y el tercer y último día de Loreto a Cabo San Lucas en donde se instaló la meta final. El mejor tiempo lo realizó el estadounidense Chris Eberz a bordo de su potente Studebaker 1954 con mas de 600 caballos de potencia. Rob Miller y Wade Willson, tras reparar las fallas de su Shelby 1965, quedando fuera en un par de secciones de velocidad y gracias a la magia de Steve Strupp quien encontró y repuso el diferencial que requerían en una antigua camioneta Ford casi abandonada en un poblado a un costado de la Transpeninsular, lograron colocarse en la segunda posición.

 

El auto mas hermoso, trofeo que también hubiera ganado de haber existido esta fase, fue el Mustang 1965 del Ingeniero Jesús Alatorre de San Luis Río Colorado, Sonora, quien se coronó con el primer lugar de la categoría Turismo Stock, equipo que también sufrió las inclemencias del asfalto superando algunos contratiempos mecánicos para alcanzar la meta final en Cabo San Lucas. Inscrito de último minuto y corriendo solo todo el trayecto a bordo de su Harley Davidson Screaming Eagle Edición Especial, sólo 400 en el mundo, el Doctor Alfredo Martínez, presidente del club de motociclistas “Mercenarios de Ensenada” se adjudicó el título de “Hombre de Acero” quien además logró esta hazaña sin descomposturas o fallas de conducción.

 

 

Entrada completa:

http://onewaybooks.weebly.com/rock–road/rally-historico-transpeninsular-2016

 

Libro:

Chihuahua Express 2016 ¡Que bonito es Chihuahua!

Desde hace 11 años, el estado más grande se ha convertido en la sede de una de las competencias en carretera más escénicas y espectaculares de nuestro país: el Rally Chihuahua Express. Durante tres días los competidores, organizadores y público se concentran para disfrutar de una contienda única y con un alto contenido de emociones.
En 2016 el Rally Chihuahua Express una vez más se convirtió en una cita que más allá del interés automovilístico deportivo, es un suceso en el que se encuentran pilotos y navegantes de reconocida experiencia con celebridades y aficionados que comparten la ruta y la posibilidad de disputar un buen lugar en la clasificación final.
Cada uno de los tres días reviste un encanto especial, pues se trata de recorridos totalmente distintos entre ellos, con la apariencia de haber estado en tres mundos muy alejados.

Día 1. Chihuahua- Ciudad Madera-Chihuahua.
Al recorrer la singular zona de los campos Menonitas, nos trasladamos a una época y lugares que supondríamos extintos. La curiosidad y el asombro de los muy tradicionales habitantes Menonitas ante el paso de los autos de competencia, causa sorpresa y mucho interés en todos los participantes del rally sin importar cuantas veces hayan estado ya en la ruta en ediciones anteriores.

En el camino, la combinación de etapas rápidas con zonas sinuosas, desafían la preparación de los autos y la capacidad de manejo de todas las tripulaciones. Pero la ida y vuelta a Ciudad Madera no da ninguna pista sobre los desafíos de los siguientes dos días. El día emocionante al terminar conserva grandes expectativas  para el resto del rally.

Día 2. Chihuahua-Divisadero-Chihuahua
Para muchos de los participantes, este segundo día es el más deseado y de manejo más exigente de todo el recorrido. Atravesar el corazón de la Sierra Tarahumara hasta llegar a la Barranca del Cobre se convierte en una ruta imposible de duplicar en cualquier otra parte del país. Los antiguos pueblos madereros nos van envolviendo entre camino y camino para finalmente conocer o reencontrar la imponente Barranca del Cobre en el extremo del Divisadero. Los Rarámuris en su tierra original, respetan sus tradiciones, indumentaria y costumbres. Todos los participantes emprenden el camino de regreso igualmente admirados tanto de la Barranca como de sus habitantes.

Día 3. Chihuahua-Ojinaga-Chihuahua
Después de los dos primeros días, el interés particular por conocer el ardiente desierto fronterizo sigue teniendo a los competidores a la expectativa. Llegan a la frontera del estado y del país en el día de etapas más rápidas de todo el rally. Para los que están todavía con la impresión del día anterior de la magnificencia de las vistas en Divisadero, este tercer día les reserva otro gran momento con las vistas espectaculares del Cañón del Pegüis unos kilómetros antes de llegar a Ojinaga. Una breve parada en los linderos de la Nación y vuelven todos rumbo a la capital del estado anfitrión, sin dejar de concentrarse pues estas últimas etapas son muy rápidas y pueden tener resultados sorpresivos si no se aplican todos los sentidos. Al llegar a Chihuahua la satisfacción es enorme, pues han completado tres días de emociones intensas y conocido con detalle una ruta que no se parece a ninguna otra en México ni en el mundo.

El anhelo de volver para el año siguiente queda muy grabado en el corazón de todos.  Como dice la canción: ¡Que bonito es Chihuahua!

 

Texto: Ing. Rodrigo Arrioja

Galería completa

 

La Carrera Panamericana 2015

Una vez más llegó esa época del año en la que la cámara me sirve de máscara y con el disfraz de fotógrafo me lanzo a las carreteras de este país a disfrutar de muchas pasiones simultáneas: carreteras; viajes; coches y fotografía.

Y aunque no es en el estricto sentido una pasión, y más si reconozco que tengo cierta tendencia antisocial, conocer gente también resulta, en muchos de los casos, gratificante.

Así pues con este marco de referencia, la oportunidad de ser parte, una vez más, de una de las leyendas vivientes de los eventos automovilístcos a nivel mundial, salí rumbo a Chiapas, estado que me faltaba conocer de esta inmensa y bella república Mexicana, y así estar desde un par de días antes, en la edición número XXVII de La Carrera Panamericana, The ultimate Road Race.

Alrededor de 80 coches, tripulados por pilotos y copilotos de 15 paises, manejaron Studebakers, Mustangs, Porsches, Mercedes, Volvos, Renualts, Alfa Romeos, Oldsmobiles, Camaros, BMWs, Chevelles, MGs, Falcons, Fairlanes, Datsuns, Victorias, Escorts, Mazdas, Dodges, Lincolns, Corvettes, Subarus, Triumphs, Cadillacs, Chevrolets y Fords idénticos a los construidos entre 1940 y 1972 con los mas recientes sistemas de seguridad para eventos de este tipo avalados por la FIA.

El viernes 16 de octubre al amanecer nos lanzamos a devorar el asfalto, cual cazadores de tornados persiguiendo su enloquecido objetivo, recorrimos desde ese día aproximadamente 3,500 kilómetros de carreteras mexicanas, pasando por Oaxaca, Ciudad de México, Toluca, Morelia, Guanajuato, Zacatecas y Durango, con el único objetivo de tomar fotos de los coches a lo largo del trayecto, recorrido en siete días.

 

Galería completa

Libro

 

 

 

Mad Max en Baja

0102

 

Baja es sinónimo de aventura, de encuentros inesperados, de sorpresas insospechadas.

 

Hace muchos años, muchos en verdad, fui por primera vez a la península por una innata necesidad de aventura, la historia no es larga pero la dejo para otra ocasión.

 

Ahora, esa necesidad de aventura y de recorrer la Baja una vez más me puso a preparar un viaje de una manera algo atropellada, pero lo logré, llegué y empezó la travesía, la grande, que, una vez más, pronto sera narrada, en partes o no, aún no lo sé, en fin eso es lo de menos.

 

Este tan sólo es un capítulo más de esa gran historia que fue participar como fotógrafo en el primer gran Rally Histórico Transpeninsular, hace menos de una semana de la que me encuentro redactando esto aún con la sensación de la México 1, en su totalidad, en mis riñones, en todos ellos.

 

Por cuestiones del destino, el fin de una etapa de velocidad del primer día de competencia, se tuvo que recorrer aproximadamente 1 km. hacia atrás, en las afueras de cierto poblado que prometo, en algún momento, recordar su nombre. Había unas cuantas casas a unos metros de la carretera y un taller de “talachas” como le decimos en la CDMX, que frente a ellas formaban algo semejante a una calle como las conocemos en las “grandes ciudades”.

 

De la Llantera Ceseña salió Mad Max, lo juro, aquí las fotos que lo corroboran, pero incluso es no fue lo insólito. Un personaje greñudo, alto, flaco y con las manos llenas de grasa preguntó que de qué se trataba el desmadrito que nos traíamos, cerrando la carretera con patrulla de federales y toda la faramalla. Con mas ganas de quitármelo de encima que de generar un fan mas de los rallies, le medio expliqué de que se trataba el desmadrito.

 

Como loco empezó a gritarle a, supongo su familia, que de pronto salieron, quien sabe de donde, con tabletas en manos y cámaras listas para disparar foto y video y ver el final de esa etapa del rally que pasaba justo frente a su casa.

 

El flaco, por llamarlo de alguna manera, me empezó a chorear con que ahí tenían hartos carros antiguos, incluso un Rolls Royce y un Citroen. Fue tanta su insistencia que accedí a ver su colección de coches clásicos en proceso de restauración. Corrí cámara en mano, apresurado por que yo tenía que estar junto al banderero del Control B para tomar las fotos de los autos que por ahí, no tardaban en cruzar.

 

Corrimos calle, o brecha, o sendero arriba una doña, el flaco y yo. Me detuve un par de instantes para tomar algunas fotos de varios coches, si, esos de colección que me choreaba el flaco, que encontrabamos en el trayecto. Yo seguía a la mujer que dirigía la fuga hasta meterme no sé por donde. Entraba a una puerta y me salia por otra mas adelante y me señalaba el camino. Confieso que por un instante me cruzó por la cabeza la idea de que me habían secuestrado unos traficantes de órganos, tras abrir y cerrar puertas y cruzar casas y patios, llegamos a lo que pudó, en algún remoto tiempo, ser un gallinero. Ahí estaban el Rolls Royce y el Citroen entre otros. Tomé la cámara y disparé a diestra y siniestra, apresurado y confuso entre la preocupación de que los competidores estaban por llegar o por salvar mis partes vitales, ya no lo sé…

 

Nunca supe que hacía Mad Max en Baja, no me dió tiempo de pedirle su autógrafo. Tampoco me enteré, cómo es qué esos coches, pertenecientes a  la doña que dirigió la escapada, estaban ahí, en el fin fondo del mundo, “producto de una larga vida de trabajo”, sin mas detalles, dijo el flaco como si adivinara mi pensamiento…

 

He aquí las fotos que dan testimonio de este “find”…