Regresó la F1 al asfalto mexicano


Después de una temporada 2020 difícil para todos los equipos en el que el campeonato mundial de la máxima categoría se vió afectado por la COVID19, se sumó la cancelación de la gira a nuestro continente.


Texto: Iván R. Alvarado.

Fotos: Eugenio Robleda


Casi dos años después regresó el gran circo a la tierra del tequila, los sarapes y la flor de cenpasúchil. Dede entonces muchas cosas son diferentes, entre ellas el cambio de pilotos, el reglamento y hasta nombres en 10 escuderías que participan en el serial.

Sin duda el protagonista principal fue el público que se volcó desde el día miércoles, previo al GP, hacia su nuevo héroe deportivo nacional… ¡si!, el piloto mexicano Sergio Pérez quien convocó a más de 100 mil personas en Ángel de la Independencia en un evento organizado por Red Bull, la escudería con la que compite a partir de éste año. “¡Lleve la gorra!, ¡la pulsera!, ¡la playera!, ¡para la niña para el niño!” y hasta la taza, tapizaron el Show Run con el número 11 del tapatío, claro. Uno que otro despistado con la playera de otra escudería y hasta una de los Pumas.

Al grito de “¡Checo, Checo, Checo!” y después de 4 meses de retraso de la temporada 2020, el futuro del piloto tapatío estaba prácticamente condenado al retiro, quien fuera el protagonista del regreso de la máxima categoría al templo de la velocidad mexicana: el Autódromo Hermanos Rodríguez. Dejando atrás ese trago amargo después de su salida de la escudería canadiense (Racing Point) hoy Aston Martin.

Miles de personas ya hacían largas filas en las entradas del AHR que ya presentaba problemas de vialidad y logística en las inmediaciones, sin mencionar que la grada 2A no estuvo lista para el viernes, primer día de prácticas.

Todo estaba listo para que los monoplazas encendieran sus unidades de potencia desde las primeras horas de la mañana, un autódromo pletórico y expectante a la salida de los pilotos, de las escuderías y sin lugar a dudas, los más ovacionados fueron los pilotos de la escudería de Milton Keynes, abucheos para Lewis, ovaciones para los campeones mundiales como Alonso, Vettel y Raikkonen, que son de los pilotos más queridos por la afición mexicana. 

Parecería que Mercedes dominaría desde los libres, pero los problemas se les presentaron desde el viernes, el inglés Lewis Hamilton no encontraba la dirección adecuada para la puesta a punto, a pesar de tener el auto mas veloz. Una característica del AHR es que se compite a gran altura sobre el nivel medio del mar y ésto afecta a los motores y frenos de los monoplazas, más la carga aerodinámica, hace muy difícil el manejo en los sectores 1 y 2, la zona de las eses. Por su parte Red Bull con un Checo mas adaptado y motivado por estar ante su público dominó en la P2 y P3 a pesar del choque de la primera sesión y perdiéndose gran parte de los libres 1, se recuperó rápidamente para sacar el máximo potencial de su RB16B.


Todo estaba puesto para que consiguiera su primera pole ya en calificación y que mejor en tierra mexicana, pero un despiste de Tsunoda provocó que levantara y perdiera esa vuelta rápida tras terminarse el crono. De la nada, los Mercedes sacan la pole de las manos del finlandés Valtteri Bottas y en segundo lugar el 7 veces campeón mundial, Hamilton. Primera línea para Mercedes, mientras que los de las bebidas energéticas tuvieron que conformarse con la segunda línea: Max y Checo.



Día de carrera: todo estaba listo para que un evento de clase mundial diera inicio con un AHR a reventar, el Gran Premio de la Ciudad de México, la F1ESTA, como ya se le conoce y en el que parecía que los días difíciles habían quedado atrás.

A la arrancada, Mercedes, cubriéndose de los dos Red Bull, pierden la izquierda al final de la recta y se vieron superados por el holandés Max Verstappen quien en una frenada de alto riesgo les gana a los dos Mercedes y se pone al liderato de la carrera, puesto que no perdería durante las 77 vueltas, toque de Ricciardo a Bottas que fue eliminado del top ten apenas a menos de un kilómetro de arrancada la prueba, lo único que se llevó fue el trofeo por la pole con ese legendario casco de Juan Manuel Fangio. Checo Pérez, por su parte, evita el contacto y se va por el césped pasando a Lewis a que tiene que devolver su posición.

La carrera no fue particularmente emocionante, pero con un duelo de estrategia de los equipos punteros, el mexicano hizo todo lo posible por recortar distancia a Hamilton durante 77 vueltas, un par de vueltas más y le arrebata el segundo lugar. Finalmente Max fue el ganador logrando un nuevo récord de GP ganados en tierra azteca con 3 victorias para sus vitrinas. Escoltado por el inglés Hamilton P2 y el mexicano P3 que se encargó de hacer estallar el autódromo de la Magdalena Mixhuca, tras cruzar la bandera a cuadros y mantenerle el aire en el cuello al piloto de las flechas negras hasta la última vuelta. Ferrari y McLaren en duelo por el tercer puesto de constructores. 



Un podio que los fanáticos nuevos y los viejos jamás olvidaremos, un deportista mexicano de élite mundial dentro del automovilismo desde las épocas de Adrián Fernández en la Indy Car, que no teníamos el gusto de ver competir en las mejores pistas del mundo, un publico volcado olvidándose del trago amargo que nos ha dejado la pandemia, familias enteras al borde del llanto por ver a un mexicano izar en lo mas alto del automovilismo la bandera mexicana, un piloto mexicano que por primera vez sube a un podio y lidera vueltas en propia tierra.

¡¡Gracias México!! ¡¡Gracias Checo!!


Datos

2015 marcó el regreso de la F1 a México sin que ningún piloto mexicano lograra un podio, Pedro Rodríguez sólo consiguió un cuarto lugar en 1968.

Más de 370 mil aficionados durante los 3 días se dieron cita en el AHR.

Corrieron 4 campeones mundiales: Alonso; Raikkonen; Vettel y el actual campeón Hamilton.

Fue la última carrera de Kimi en México tras anunciar su retiro de la máxima categoría unos meses atrás.

Corrió una nueva escudería por primera vez: Aston Martin.

Record de transmisión a más de 200 países.

Por: Iván R. Alvarado.

@IroAlvarado


El fotógrafo quiere agradecer públicamente a su primo Pepe Maciel, quien por tercera ocasión lo invita al GP de México. Finalmente, después de dos intentos fallidos, uno por un imprudente infarto y otro por compromisos de mi esposa quien estaba haciendo su doctorado, no se pudieron concretar.

¡Gracias primo!


Con la magnífica idea de agilizar la entrada al AHR, la organización invitaba a los asistentes a registrar una prueba COVID19 en su página, para no tener que realizarla a la entrada a quienes no contaran con ella. Para mi fue engorroso ya que la aplicación no funcionaba correctamente para que finalmente nunca la solicitaran en la entrada ninguno de los dos días que yo asistí.

Gracias a ésta tarjetita, cortesía de mi generoso primo, y no de la FIA ni del comité organizador, ríos de cerveza y alguno que otro tequila corrieron esos días ante nosotros, mientras, cómodamente sentados en nuestros lugares, disfrutábamos de la F1. Cabe mencionar que mis cualidades de fotógrafo, constatada por las casi 300 imágenes de éste reportaje, no se vieron mermadas por dichas sustancias espirituosas.

Autos vintage


En inglés, la palabra vintage se refería al año o lugar de una producción de vino, especialmente cuando éste era elaborado a partir de las mejores cosechas.


Su uso se generalizó para referirse, además, no sólo a los vinos, sino a cualquier objeto del pasado con valores estéticos y de calidad.

Lo vintage es un estilo de vida que cuenta con un gran número de amantes, desde su vestimenta, los muebles de sus casas, la decoración de las mismas que de alguna manera recrean lo que se consideraba antiguo en una combinación muy ecléctica y especial con lo moderno, a diferencia de lo retro, que pretende imitar o evocar un estilo o tendencia del pasado, pero claramente producido en la actualidad, mientras lo vintage pertenece genuinamente al pasado, creado, diseñado y producido décadas atrás y que se encuentra en excelente estado de conservación.

Autos Vintage ¿por qué?

Sin entrar en la bizarra discusión entre cuál es un auto antiguo, uno clásico o un vintage, indiscutiblemente todos evocan al pasado y ahí radica su esencia.

Los coleccionistas de antigüedades son estos personajes que sin admitirlo abiertamente, tienen una necesidad de poseer el pasado. Las razones pueden ser múltiples, todo tiempo pasado siempre fue mejor, podría ser una muy buena, muchos creen que los coches modernos son todos iguales, antes cada marca tenía su propia personalidad y era muy fácil identificar por la línea de sus autos, ahora es complicado distinguir uno de otro, salvo en autos de alta gama, y eso, no siempre.

Dentro de la amplia y versátil fauna de los amantes de los coches, están los restauradores. Son una suerte de Indiana Jones en busca de partes originales a cualquier costo para poder devolverle la vida a un auto que fue abandonado a su suerte y que un ocioso, perdón, un fanático de del arte que producía la industria automotriz mundial años atrás, es digno de volver a su estado origina y volver a rodar, aunque siempre existen los que los prefieren, literalmente, en la sala de su casa.

Cada año alrededor del mundo, en diversos eventos como las Galas del Automóvil, diseñados para la exposición de autos de colección, existe lo que le llaman «destape», tal cual su nombre lo dice, se le quita la manta que cubre a un auto recién restaurado y que se da a conocer a posibles compradores coleccionistas, sin mencionar que en ese momento entra a un concurso de restauradores, que compiten en diferentes categorías.


Fotos tomadas en el Puebla Classic Tour 2019

Some people collect art, we race it!


Poseer el pasado a través de un auto antiguo, clásico o vintage puede parecer una nimiedad. Lo que si es un verdadero placer es tener el privilegio de ser testigo de algo que lo puedo clasificar como mágico, que el hombre haya sido capaz de diseñar y construir máquinas tan sofisticadas que duren años funcionando a la perfección, además de la belleza propia que llegan a tener, o que llegamos a encontrar a los que nos apasionan los coches, entre otros objetos y máquinas.

No todas las «latas de cuatro ruedas» son diseñadas y producidas con la misma pasión. No sólo es el desarrollo tecnológico que puedan alcanzar, si no la delicadeza de sus líneas aerodinámicas, que le dan, o le daban antes a cada coche un carácter que los hacía únicos, ahora todos tienden a parecerse tanto que han perdido su propia personalidad, pero ese es otro tema, por eso soy más fan de los autos Vintage que de lo modernos, pero ya no me distraigo con esto.

El tablero de mandos, el volante, los interiores fabricados principalmente en metal, madera, piel (ahora abunda el plástico en casi todos los autos), el diseño ergonómico de los asientos, la sensación de confort y funcionalidad del habitáculo, los mandos perfectamente dispuestos al alcance de las manos y de los pies, la textura del volante y de las vestiduras, la perfecta visibilidad de los manómetros y su diseño adecuado para transmitir la información necesaria de las condiciones del motor, de la velocidad, de la temperatura del aceite, del agua…

Pero la diversión empieza cuando giras la llave y escuchas el poderoso motor, en algunos, como en los Porsches, es un verdadero concierto digno de todo el poderío de unas cuerdas de Bach, embragar la primera velocidad y levemente soltar el pedal del clutch simultáneamente dándole gas al motor y empezar a traducir ese sonido en la sensación que te da el poder de esa máquina perfecta, tu cuerpo se hunde en el respaldo del asiento producto de la rápida aceleración, tus manos se aferran al volante tratando de ampliar al máximo el placer, disfrutar la potencia que los caballos que en el motor se desarrollan al máximo, escuchar las llantas como desplazan la grava sobre el pavimento, sentir la brisa que entra cada vez más rápido por la ventana, cambiar a segunda y darte cuenta que aún hay mucho más potencia por desarrollar, cambiar a tercera justo cuando tomas esa curva cerrada a la derecha y comprobar que eres capaz de controlar la bestia en tus manos, en tus pies, la sensación de placer aumenta directamente proporcional al desplazamiento a la derecha de la aguja del reloj que te indica las revoluciones por minuto que está alcanzando el motor justo antes de pasar a cuarta, el concierto de la máquina entra en molto vivace, la aguja del velocímetro sigue subiendo, las emociones también, todo va in crescendo…, un gran legado nos heredaron los ingenieros automotrices del pasado. Piezas dignas del mas importante de los museos de arte, aunque por ahí reza una frase vista en algunos coches que corren La Carrera Panamericana: Some people collect art, we race it!


Es un placer mundano, lo sé, todos lo son, pero hay ciertos placeres mundanos como éste que tienden a lo divino, y este, más que un placer, es una pasión casi divina…



Fotos tomadas el 7 de enero de 2015 con un iPhone 4 en alguna calle que no recuerdo de Satélite, en Naucalpan, Estado de México.


Algunas sugerencias para hacer buenas fotos de deportes


«Paciencia, capacidad de anticipación y dominio del equipo”


DSC_0232.jpg

Cuando y porqué nace la foto de deporte
El deporte como lo conocemos actualmente, nació con el boom industrial del siglo antepasado. Dejó de ser un entretenimiento sólo para los ricos, por lo que la gente que acudía o participaba en algún evento de esta naturaleza, deseaba captar esos momentos especiales. Así comenzó la fotografía deportiva, con la necesidad de conservar imágenes únicas de momentos emotivos así como los rostros de la derrota o la euforia del triunfo, además de ilustrar las noticias en los periódicos con imágenes de acción para darle más impacto a las secciones deportivas.

Tecnología y sangre fría
Los tiempos modernos y el crecimiento de la tecnología han hecho que esta especialización vaya en aumento. Ser un fotógrafo deportivo implica mucho esfuerzo, contar con un buen equipo capaz de responder ante cualquier situación y, sobre todo, la sangre fría para poder captar las alegrías, las derrotas, los momentos de frustración, el triunfo, pero sobre todo la pasión que los deportes despiertan, tanto en espectadores como en ellos mismos.

La velocidad es la clave
La mayoría de los deportes tienen algo en común: la acción. En todos los casos los sujetos a fotografiar están, la mayor parte del tiempo, en movimiento continuo, por lo que la velocidad es la clave. Gran parte de la fotografía de deporte o de acción congela precisamente eso, el movimiento que se produce a una velocidad mayor a la normal.

Rápidos e impredecibles
En la fotografía, sea cual fuere ésta, la clave es practicar y practicar. Cometerás errores y serán éstos los que te hagan mejorar, así que tranquilo, no te frustres, seguro tras muchos intentos conseguirás una buena toma. Hay que tener en cuenta que muchos deportes son complicados de cubrir y no todos se atreven, ya que incluso en algunos deportes extremos, existe cierto riesgo, muchos deportes son rápidos e impredecibles, por lo que lograr una buena imagen, muchas veces resulta frustrante.


Importante, la composición
Uno de los aspectos importantes en una fotografía, sea de deportes o no, es la composición. En la fotografía de deportes la rapidez es un factor determinante, por lo que al disparar es posible olvidarse de ciertos detalles, precisamente como éste.

Es recomendable que el sujeto u objeto tengan “aire” delante de la dirección visual a la que se conduce la acción, es decir, tener mayor espacio en el sentido en el que se mueven, aspecto conocido también como «regla de la mirada». Evitar en medida de lo posible colocar al protagonista en el centro del encuadre. Si se conocen conceptos básico de composición, como la regla de los tercios, se entenderá que si se encuadra al sujeto en el centro de la imagen, el resultado es una fotografía carente de fuerza y balance, incluso desconcertante.

Conocimiento, práctica y mucho ojo
Como ya lo he dicho, el deporte es básicamente movimiento. Por lo que uno de los errores más comunes, son las fotos movidas. Aprender los principios básicos de la técnica fotográfica, conocer a la perfección la cámara con la que se va a trabajar y práctica, mucha práctica además de estar viendo continua y constantemente el trabajo de los profesionales en esta especialidad, son las bases para que con el tiempo se logre el éxito en ésta actividad. Es muy importante educar el ojo y re-aprender a ver.

Analiza la situación
En primer lugar hay que reconocer el área y analizar en donde se llevará acabo la acción para así establecer, no sólo los parámetros de la cámara, si no definir con que tipo de objetivo se va trabajar, hacerlo en el momento en que sucede la acción, es un error, perderás tiempo y es muy probable que pierdas una buena toma, por eso lo más recomendable es analizar la luz y el espacio, no cambiarlos los parámetros de la cámara y la lente, a no ser que sea estrictamente necesario, o encontrar un momentos apropiado para ello, algunos deportes tienen «tiempos muertos», apropiados para cambiar baterías, tarjeta de memoria, ajustar lo que sea necesario.


Sexto sentido y versatilidad
Es recomendable estar atento a todo lo que sucede. Se trata de documentar los mejores momentos y si no estás atento algo importante se te puede escapar. Por lo que también es necesario buscar perspectivas diferentes, lo que dará fluidez a tu trabajo. La anticipación es de gran ayuda: tener ese “sexto sentido” y saber “adivinar” o “leer” hacia donde se dirige la acción, te ayudará a capturar momento únicos, incluso entre el público.

Entender cada deporte
Cada deporte no sólo tiene su dinámica particular, si no también su manera especial de comunicar, si vemos la foto de un competidor de atletismo corriendo sobre la pista de tartán, la imagen congelada nos mostrará el cuerpo del atleta inclinado hacia la dirección en que está la meta. La imagen así descrita, sin mas, nos habla de acción, que resulta muy evidente por la posición del cuerpo, los brazos y las piernas del competidor. En el caso del automovilismo, una imagen de un coche sobre la pista, tomada con los mismos parámetros, quizás no refleje la acción deseada, es probable que el coche parezca estático, por lo que la técnica en cada caso tendrá que ser diferente, no sólo disparar con una velocidad de obturación relativamente baja, si no el tipo de encuadre que se utilice.

Encuadre holandés o aberrante
Aunque este tipo de encuadre nació en el cine, pronto se volvió uno de los preferidos de los fotógrafos de acción. Este encuadre consiste en olvidar un principio básico de la fotografía, la regla del horizonte, que se logra básicamente ladeando o inclinando hacia un costado la cámara, lo que nos genera líneas diagonales en la composición y éstas rectas inclinadas aumentan la sensación de velocidad, dinamismo y tensión en la fotografía y te obligan a pasear la mirada por toda la imagen.

En este mismo sentido, en deportes de velocidad como pueden ser el ciclismo, motociclismo o automovilismo, la opción de ráfaga puede ser nuestro gran aliado. Son deportes en los que la acción dura sólo unas décimas de segundo frente a nuestro ojo, por lo que es imposible que podamos hacer una foto tras otra a tanta velocidad, disparar en modo ráfaga puede ser una buena opción que nos dejará suficiente material con el que trabajar después y donde poder elegir. Con la práctica seguro lograrás más y mejores imágenes con menos disparos.


El Equipo

Objetivos de distancia focal variable
Es difícil conseguir una buena fotografía de deporte sin un buen objetivo pata tal efecto. Estos zooms suelen tener un precio ligeramente elevado, hay que ser claros, pero si piensas dedicarte a esto con una cierta frecuencia, es recomendable invertir algo de dinero en uno de estos objetivos, vale mucho la pena y se notará mucho la diferencia en tus imágenes.

Existe también los telefotos, lentes con una larga distancia focal peo fija, necesitarás algo sobre los 200 mm. como mínimo. Si puedes llegar a los 300 mm., mejor. Y si puede ser más, aun mejor. Estas distancias focales largas te permiten trabajar, casi desde cualquier punto para lograr los encuadres adecuados, sobre todo si son de distancia focal variable o zoom, con los que tienes mayor rango de posibilidades.

¿Con o sin tripié?
Esto depende cada uno y del equipo con el que se trabaje. Hay a quien le gusta hacer imágenes sin mayor apoyo que el que dan sus propias manos, porque se tiene mas libertad de movimiento, indispensable en foto de deporte. Para esto se requiere, una vez más, una buena técnica y práctica, mucha práctica. Otros prefieren la robustez de un tripié, o en todo caso un monopié, que limita la movilidad, pero te da mayor estabilidad a la cámara. De cualquier manera tendrás que probar y elegir lo que sea lo más apropiado para ti, quizás en algunos casos y para ciertos deportes lo requieras.

Luz, luz, mucha luz, un río de luz…
En la búsqueda del objetivo ideal, busca el que tenga una apertura de diafragma lo más generosa posible. Una apertura grande permitirá la entrada de más luz y te ayudará a conseguir más nitidez. Recuerda que cuanto más grande sea la apertura de un objetivo más pequeño será el valor f del mismo. Por ejemplo, un objetivo de f: 2.8 tiene una apertura mucho más grande que uno de f: 3.5 donde es más pequeña, además que lograrás un exquisito bokeh que te separará a tus sujetos del fondo, dándole mas realce a la acción, en algunos casos tan deseable.

¿Estabilizador o no?
Normalmente en largas distancias focales (100, 200mm) la foto tiende a salir poco nítida, movida, no sólo por lo poco luminoso que puede llegar a ser el objetivo, si no por lo complicado que puede resultar su manipulación. La explicación detrás de esto es parte de otro tema pero conviene que sepas que en éste tipo de distancias focales, que son las que más se utilizan en fotografía deportiva, conviene que el objetivo esté equipado con estabilizador de imagen.

El estabilizador de imagen es un botón o función que ayuda a que la foto salga mas definida. No elimina la vibración absolutamente, pero en gran medida ayuda a evitarla.


Modo de trabajo
Tu cámara DSLR, por sus siglas en inglés: Digital Single Lens Reflex, te ofrece por defecto un modo pre establecido para deportes. Úsalo, es una buena alternativa sobre todo si te estás iniciando en ésta actividad y no te interese la belleza de la foto sino más bien, documentar el evento con fotos técnicamente aceptables y nítidas.

Sin embargo, si quieres ir un paso más allá y poder tener un poco más de control sobre tus fotos, mejorar tu técnica y échale un poco más de creatividad a tus tomas, te recomiendo que emplees el modo manual de tu cámara. Revisa los datos exif de las imágenes que tomaste en alguno de los modos automáticos y trata de replicarlo en modo manual, es una buena opción para acercarte al aprendizaje de la técnica fotográfica,

Con el modo manual podrás controlar tanto la velocidad de obturación como la apertura del diafragma. Es un modo difícil al principio pero encuentro que es el más adecuado. Si te sientes un poco inseguro con el modo manual total, te propongo que utilices por lo menos alguno de los modos semi manuales de tu cámara: velocidad de obturación o prioridad de apertura.

Rápido, siempre rápido, o no…
En fotografía si quieres congelar el momento y obtener fotos nítidas tienes que usar velocidades de disparo rápidas. Es lo que tiene el deporte, que todos se mueve velozmente y si no empleas velocidades de obturación rápidas corres el riesgo de obtener fotos movidas o borrosas, pero como ya lo había comentado, no sólo cada deporte tiene su propio lenguaje de comunicación, también está el factor creativo, no existen reglas absolutas.


Cuidado con la sensibilidad
Disparar muy rápido, dependiendo de las condiciones de luz y del tipo de objetivo que utilices, el resultado puede ser no el deseado y obtener fotos obscuras. Por lo que estás obligado a experimentar con la sensibilidad de tu cámara. Mucho ojo, recuerda que a mayor sensibilidad ISO, mayor ruido en la imagen y cada cámara es diferente.

Modo de enfoque
Si en un partido o competencia pretendes hacer fotos en modo de enfoque manual, puedes enloquecer. Te recomiendo que utilices el enfoque automático de tu cámara, ya que éste es rápido y casi infalible. Lo importante aquí, en todo caso, es que selecciones el modo adecuado del tipo de enfoque dependiendo del deporte que estés fotografiando, lo recomendable siempre es el tipo de enfoque puntual.

La Fotografía de Deporte, es un deporte en sí…
Una jornada de fotografía de deportes suele ser demasiado larga, además de cargar una mochila con todo tu equipo necesario para tu trabajo, con un peso que puede rondar los 12 kilos, dispararlo todo desde el mismo punto de vista, acaba siendo muy monótono. Independientemente del deporte que estés cubriendo, por lo que hay que moverse constantemente y cambiar de perspectiva. Muévete y dispara de cerca, luego prueba tomas abiertas con el 18 mm. por ejemplo. Súbete a las gradas si puedes. Ve cambiando de posición y de ángulo, notarás cómo tu trabajo se enriquece.

Con estos consejos y un poco de creatividad lograrás buenas tomas. Recuerda que hay que ser creativo siempre, capturar escenas desde nuevos ángulos, por ejemplo disparando a nivel del piso, desde un extraño rincón, hay que educar el ojo, ver constantemente el trabajo de los profesionales en libros, revistas y hasta en periódicos, conocer a la perfección tu equipo y eso si, práctica, más práctica, mucha práctica…

Si estás interesado en aprender más, no dudes en contactarme. Abajo puedes ver algo de lo que en este tema he realizado. De igual manera, si te interesa que te cubra en algún deporte en el que participes u organices, estoy a tus órdenes.