Celebrando a Nuestros Muertos

Dos de noviembre, bienvenidos nuestros muertos que gozan de vida eterna, hoy los honramos, siempre los recordamos.

Bienvenida
Bienvenida
Lamuertedelaprepotencia
La Muerte de la Prepotencia
Homenaje
A las muertas de Juárez
Besoeterno
Beso eterno
Porhoyno
Por hoy no

Alicia en el centro del reflejo


Sabía de la vieja creencia de que, al estar entre dos espejos paralelos y observarse por un largo período, podría encontrarse con el diablo. Sin embargo ella entendía que, en todo caso, lo que descubriría serían sus propios demonios. Dispuso las dos superficies reflectantes a sus costados y empezó a observar los múltiples reflejos de su ser.

Quería entender, en lo que la rodeaba, esa distinción que le daba la calidad de persona y que la hacía igual a sus semejantes. A esos entes que existen como idénticos a ella misma en el tiempo y en el espacio. Su objetivo era escudriñar una noción del ser en sí misma, más allá de la identidad como tal.

Poco a poco se fue concentrando en las figuras, aparentemente mas lejanas y apenas definidas, en las que difícilmente se reconocía. Esas eran las imágenes que buscaba, su yo desconocido, al menos para ella misma, trato de contemplarse durante largo tiempo pero al más mínimo movimiento de su cuerpo, sus múltiples yo, danzaban en un baile tan perfectamente sincronizado que ni la mejor compañía de ballet ruso lograría coreografiar.

Esa transformación de cuerpos al infinito, que los espejos le mostraban y que reducían sus dimensiones al alejarse con una proporción perfecta, le hizo recordar sus clases de geometría en la secundaria, en particular sobre la homotecia, trato de entenderlo pero era difícil comprender, sobre todo por que demasiadas visiones empezaban a generarse en su mente, provocadas por las oleadas de reflejos, a ratos indefinidos, ante ella. Peces y aves de Escher le nublaron la vista, sus estructuras ambivalentes se mezclaban con su yo proyectado al infinito y luchaba por verse, por encontrarse, por escudriñarse y reconocerse en esa que por destellos, por miles de ellos, le resultaba en ocasiones, tan ajena.

La multiplicidad de reflejos empezó a serle extraño, ya no se miraba, ya no era ella. Su yo se cosificó. Era un objeto mas y dada su infinita cantidad, la de sus yo objeto, les empezó a restar importancia, se devaluaron, tal como sucede en la ley de la oferta y la demanda. En la medida en que ella se parecía mas a lo contrario de su ser, mas borrosa se tornaba. Esto la inquietó al grado de hacerla creer que sus demonios en verdad empezaban a aparecer, que esa vieja creencia era real. Sus monstruos habían ahuyentado las palomas de Escher, sus peces se habían perdido en el océano de imágenes y destellos reflejados por ambos espejos.

Y así, al inicio de un trayecto desquiciante, surgió un atisbo, como suceden las iluminaciones, la epifanía se conjuraba. Sus oídos se inundaron de sonidos indefinidos, armónicos y cadenciosos pero inescrutables, se llenó de paz. Se le nubló la vista y al ritmo de la cadencia de lo que escuchaba, en el centro de esa visión borrosa, surgió ella y se recorrió con la mirada, con calma, sin prisa. Se vio en el centro de sus múltiples yo. Sin tratar de responderse quien era, de donde venía, a dónde iría, cuál era su papel en la vida y cuál era el sentido de la existencia, decidió aceptarse tal cual, sin mayor cuestionamiento. Entendió que todo eso lo sabría, en otro tiempo, en otro plano, en otro momento, en otro espacio, en otro reflejo quizás…


Publicado originalmente en la entrega de mayo de 2018 de la Revista .925 Artes y Diseño de la Facultad de Artes y Diseño plantel Taxco

Identidad Hipertextual

identidad

(Del bajo lat. identitas.)

1. s. f. Circunstancia de ser una cosa o persona muy parecida o igual a otra con la que se compara. equivalencia, igualdad, paralelismo, semejanza
2. Hecho de ser una persona o cosa la misma que se supone o busca, o la que ella afirma ser presentó documentos que demostraban su identidad.
3. FILOSOFÍA Igualdad de una cosa con ella misma.
4. LÓGICA Proposición lógica en la que los contenidos representativos del sujeto y del predicado son idénticos o iguales.
5. MATEMÁTICAS Igualdad entre dos expresiones algebraicas que se mantiene siempre, sea cual sea el valor de sus variables.
6. identidad social SICOLOGÍA, SOCIOLOGÍA Conciencia que tiene un individuo de su pertenencia a uno o varios grupos sociales o a un territorio y significado emocional que resulta de ella.
 
 

hipertextual

adj. INFORMÁTICA Que tiene relación con el hipertexto la página se ha diseñado con un lenguaje hipertextual.
 

Zona muerta

 

 

ny3-2

 

Son las 9:50 p.m. y salgo a comprar unos cigarros. Cierro la puerta de casa y caigo en cuenta de que unos segundos antes, justo al estar a unos pasos de salir a la calle, se empezó a gestar esta sensación. El silencio es casi absoluto, escucho con una claridad nunca antes experimentada el crujir de las hoja secas bajo mis pasos, cada uno después del otro, claros y calmos, pausados y constantes en medio de una nada con sombras de la noche. El silencio empieza a adquirir una dimensión extraordinaria, una presencia importante, me acompaña y me conforta. Sólo el silencio y mis pasos. Extraño. La idea de ser el único ser vivo sobre el planeta cruza por mi mente, el sonido de mi respiración me da una certeza, estoy vivo, no soy yo un muerto más deambulando en el limbo, penando por esta obscura calle. Sonrío. Al acercarme a una avenida transitada el ruido habitual de esta me regresa pesadamente a la realidad. Llego al Oxxo y pago mis Camel 14. Salgo desandando mis pasos camino a casa. Al aproximarme una vez más a ese punto sereno, de penumbras danzantes, vuelve con mayor fuerza la misma sensación, la misma reconfortante sensación de flotar en el vacío, el portal se abre e ingreso en la zona muda, en la zona muerta. Este mundo, en este infinito instante, sólo lo habito yo.

 

ny4-2

No lo sé…

10

 

 

-No lo sé.

Me respondió.

Giró su cabeza en la misma dirección que su cuerpo, que ya me daba la espalda… y no la volví a ver.

Gloria -Patti Smith-

They’re singing, jesus died for somebody’s sins but not mine.

DCIM100GOPRO

Jesus died for somebody’s sins but not mine
Meltin’ in a pot of thieves
Wild card up my sleeve
Thick heart of stone
My sins my own
They belong to me, me

People say ‘beware!’
But I don’t care
The words are just
Rules and regulations to me, me

I-i walk in a room, you know I look so proud
I’m movin’ in this here atmosphere, well, anything’s allowed
And I go to this here party and I just get bored
Until I look out the window, see a sweet young thing
Humpin’ on the parking meter, leanin’ on the parking meter
Oh, she looks so good, oh, she looks so fine
And I got this crazy feeling and then I’m gonna ah-ah make her mine
Ooh I’ll put my spell on her

Here she comes
Walkin’ down the street
Here she comes
Comin’ through my door
Here she comes
Crawlin’ up my stair
Here she comes
Waltzin’ through the hall
In a pretty red dress
And oh, she looks so good, oh, she looks so fine
And I got this crazy feeling that I’m gonna ah-ah make her mine

And then I hear this knockin’ on my door
Hear this knockin’ on my door
And I look up into the big tower clock
And say, ‘oh my God here’s midnight!’
And my baby is walkin’ through the door
Leanin’ on my couch she whispers to me and I take the big plunge
And oh, she was so good and oh, she was so fine
And I’m gonna tell the world that I just ah-ah made her mine

And I said darling, tell me your name, she told me her name
She whispered to me, she told me her name
And her name is, and her name is, and her name is, and her name is g-l-o-r-i-a
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria

I was at the stadium
There were twenty thousand girls called their names out to me
Marie and ruth but to tell you the truth
I didn’t hear them I didn’t see
I let my eyes rise to the big tower clock
And I heard those bells chimin’ in my heart
Going ding dong ding dong ding dong ding dong.
Ding dong ding dong ding dong ding dong
Counting the time, then you came to my room
And you whispered to me and we took the big plunge
And oh. you were so good, oh, you were so fine
And I gotta tell the world that I make her mine make her mine
Make her mine make her mine make her mine make her mine

G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria,
G-l-o-r-i-a gloria

And the tower bells chime, ‘ding dong’ they chime
They’re singing, ‘jesus died for somebody’s sins but not mine.’

Gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a,
Gloria g-l-o-r-i-a, g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria,
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria,
G-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria g-l-o-r-i-a gloria .

La música, placer de ángeles se compuso para escucharse en las nubes, o -El efímero placer de enchufarte a tu iPod en pleno vuelo-

Elplacer

El mejor lugar para escuchar música, sin duda alguna, es en un avión. Durante lo que dura el vuelo, o el tiempo permitido para encender dispositivos electrónicos durante él, el porcentaje de probabilidades de ser molestado, interrumpido o distraído es verdaderamente mínimo, si lo comparamos con las posibilidades existentes al disponerte a hacer lo propio en otras circunstancias.

Tu mamá no entrará inoportunamente, como toda buena mamá que se jacte de serlo, a pedirte que le bajes a tu endiablada música. Tu esposa, abuelita, hijos o demás parentela imprudente que siempre que te ven sentado y con audífonos, se les ofrece algo -ahorita que estas desocupado-. El gaaaaaaaáaas; la campana revienta tímpanos del camión de la basura; los testigos de Jehová que se pegan al timbre con todo lo que la fuerza depositada en sus testículos les permiten; la ruidosa bocina reventada colgando de la bicla de los tamales calientitos que anda por toda la ciudad; los de la compañía de luz que van a checar el inservible y caduco medidor; las campanadas de la iglesia cercana llamando a misa de 12, no importando si son las 8; tu pinche maestra de química; las noticias de ayer, en la radio de hoy; el cartero; el pinche perro hambriento del vecino o la gata en brama de la vecina; el estridente silbato de los carritos camoteros en vías de extinción; los claxonazos, sirenas de bomberos, ambulancias, aviones, helicópteros y demás sinfonías cacofónicas de la gran ciudad; el teléfono con insufribles llamadas pidiéndote que votes por Peña Nieto; la hormonada de tu novia que sutilmente te pide que le apasigües el alma ahora que por fin están encamaditos; en fin…

Y como es un placer de ángeles, has de ser el elegido, no a cualquiera que se trepe en un avión se le brinda esta posibilidad, no señor. En principio te ha de ser asignado el asiento junto a la ventanilla, cualquiera de las otras dos posibilidades no garantiza la experiencia. Segundo, habrás de hacer bien tu play list, que si eres inteligente, las dos horas que te lleva esperar por tu vuelo en el nauseabundo aeropuerto las podrás usar en confeccionarlo a conciencia y para esto hace mucha falta que te conectes a fondo con tu estado de ánimo. Tercero, no te apendejes y dejes tus audífonos o el adminículo electrónico reproductor de MP3 y/o MP4 en la maleta o bolsa que uno acostumbra depositar en los incomodísimos compartimentos superiores de las cabinas aeronáuticas. Cuarto, en cuanto el chofer que conduce el aparato volador en el que te desplazas por los aires, llamado capitán, de el permiso de encender los dispositivos electrónicos, deberías de estar imposibilitado a escucharlo, ya que varios minutos antes tu misión cumplida de estar recostado en tu nube, en el paraíso de los melómanos, y disfrutando del efímero placer de estar enchufado a tu iPod estaría en pleno vuelo…