En lo profundo

No importa ni como, ni donde, ni cuando pasó…

Cualquier escena de destrucción saca desde lo más profundo de nuestro ser, para hacer conscientes sin así querer, nuestra propia fragilidad.

No hace falta ver un rostro para conectar con el dolor.

Abajo de esos escombros, en lo profundo, solo existe el temor. 

En cada grieta, en cada trozo de madera, en cada ladrillo está inscrita la palabra miedo…

 

Anuncios

El discreto encanto de caminar sobre hojas secas

2016-01-04 07.41.59

Esta temporada, con reminisencias de un otoño tardío, me brinda uno de los mayores placeres del año, el discreto encanto de caminar sobre hojas secas y sentir y escucharlas crujir bajo mis pies, indiscutiblemente este gozo es incomparable cuando caminas por un bosque frondoso de altos árboles, pero en la ciudad tiene su particular encanto, muy temprano de mañana antes del trajín cotidiano propio de las urbes, o por la noche, tarde cuando todo mundo ya se guardó.

Me gusta caminar despacio, pisarlas con calma, entre más abarque con la planta de mi pie, mejor. A veces corro, otras brinco como chamaco feliz sobre un charco salpicando el agua, de vez en vez sólo arrastro los pies, en ocasiones camino en círculos y dibujo con ellas intrincadas trayectorias, sea como sea que me las encuentre, siempre hay algo que espontáneamente mi impulso hará para que mi alma disfrute con ellas, sobre ellas…

 

Incierto pasado…

Coincidencia o causalidad. Empiezan a desfilar nombres que hace años no escuchaba y que algo me quieren decir, sugerencias de amistad de Facebook, relaciones de amigos recién contactados, parecieran como voces que gritan “¿en dónde te has metido?”

Empiezan a resonar sin sentido, sin un sentido claro aún. Un pasado caduco se hace presente, nombres que sólo son profunda huella de una sensación ahora en desuso, acechan con tal fuerza que parece que ese extraño pasado viene a rescatarme de las certezas del presente…

Tantos años de muy atrás que aguardan agolpados, alborotados, indefinidos. Existen otros tiempos que se niegan a aparecer. Y sin embargo hay algunos nombres que significan, que algo significaron y vienen a por mi…

L. Concheiro, cómo es qué no te recuerdo y tu nombre me suena y resuena… te recuerdo como alguien familiar, aunque no tan cercano, ¿o si? Y bueno, en todo caso, no eres el único. Como los tan cotidianos y tan extraños Alejandro y su hermano, que no son los que eran …¿o si? Ana Luisa, ahora tu cara no la asocio con ese rostro del pasado que, incluso, ya se desdibujó… Carlos P, eres un auténtico fantasma, difícil de ubicar en cualquier línea de tiempo…

Georgina A. ¿y tú en dónde estas, porqué no apareces?  ¿Tu apellido si era A.? Ya no lo se, la única certeza es que a uno de tus hermanos que jugaba conmigo en Pumitas UNAM y al que le decíamos el Querubín, nació el 31 de diciembre del 62 en el Hospital de Las Américas, compañero de cuna de mi prima Marité. Un treinta y uno de diciembre que mil novecientos nomeacuerdo, con el pretexto de felicitarlo, te fui a buscar, fue la última vez que te vi. Sospecho…

Tanta casualidad que termina por desintegrarse con el tiempo, como tela que se rasga y se carcome, ahora sólo desencuentros… ¿o sólo son olvidos?

Hay otras historias que omito recordar. Y evocaciones que se olvidan de mi…  y sin embargo todo es una cuestión de nombres sin rostro y rostros que un día fueron tan familiares como el apodo que no regresa… jugarretas de mi memoria.

Hay un halo de clandestinidad en todo esto, lo intuyo… pero, era furtivo antes o lo soy ahora?

Y como si todo ese pasado incierto me definiera, ahora no se ni quien soy, …¿quien demonios fui?

No se si lo quiero recordar, por hoy, no lo quiero saber… aunque …deseo, si, deseo que ese pasado olvidado regrese y me sorprenda!

 

Demasiados debrayes para una sóla noche…

Nota 3

(De la serie: Apuntes para un voyeur -Nota 3-)

 

 

Así de pronto todo es tan inasible, como la vida misma…

Y como viento deshojando árboles desfilan en mi mente destellos y en esa larga secuencia veo tus ojos y tu falda en el aire y tu fugacidad y todo encaja preciso como un rompecabezas que se vuelve a desvanecer en mi memoria…

Algunas noches me da por tirarme de cabeza al abismo de lo absurdo…, sólo algunas noches…

La nostalgia profunda de yo qué sé qué cosas, enredada en los cabellos largos de una y la sonrisa contagiosa de la otra, o a caso eran sus piernas? Demasiados recuerdos para una sola noche…

Lo pienso y me parece un despilfarro, vivir y dejar de hacerlo, así nomás…

En noches como esta, veo las estrellas y me da la sensación de que es como la manera más delicada de quererte…

Para que desear que amanezcas en mi cama, si una taza de café puede ser mía cada mañana…

No soy yo, eres tú. Pero no entiendes porque no eres yo…

Sólo se que…

Todas las certezas de mi juventud se van disipando una a una con los años, ahora sólo sé, como el filósofo dijera, que no sé nada. Supertramp, de mis épocas de sabio, así lo cantaba:

When I was young, it seemed that life was so wonderful,
a miracle, oh it was beautiful, magical…

There are times when all the world’s asleep,
the questions run too deep
for such a simple man.
Won’t you please, please tell me what I’ve learned
I know it sounds absurd
but please tell me who I am…

 

 

$T2eC16N,!yUFIc+U(JuTBSKeqU)Egg~~60_57

 

 

 

Supertramp

The Logical Song

When I was young, it seemed that life was so wonderful,
A miracle, oh it was beautiful, magical.
And all the birds in the trees, well they’d be singing so happily,
Joyfully, playfully watching me.
But then they send me away to teach me how to be sensible,
Logical, responsible, practical.
And they showed me a world where I could be so dependable,
Clinical, intellectual, cynical.There are times when all the world’s asleep,
The questions run too deep
For such a simple man.
Won’t you please, please tell me what we’ve learned
I know it sounds absurd
But please tell me who I am.Now watch what you say or they’ll be calling you a radical,
Liberal, fanatical, criminal.
Won’t you sign up your name, we’d like to feel you’re
Acceptable, respectable, presentable, a vegetable!At night, when all the world’s asleep,
The questions run so deep
For such a simple man.
Won’t you please, please tell me what we’ve learned
I know it sounds absurd
But please tell me who I am…
Songwriters: DAVIES, RICHARD / HODGSON, ROGER
The Logical Song lyrics © Universal Music Publishing Group

Zona muerta

NY3

 

NY4

 

Son las 9:50 p.m. y salgo a comprar unos cigarros. Cierro la puerta de casa y caigo en cuenta de que unos segundos antes, justo al estar a unos pasos de salir a la calle, se empezó a gestar esta sensación. El silencio es casi absoluto, escucho con una claridad nunca antes experimentada el crujir de las hoja secas bajo mis pasos, cada uno después del otro, claros y calmos, pausados y constantes en medio de una nada con sombras de la noche. El silencio empieza a adquirir una dimensión extraordinaria, una presencia importante, me acompaña y me conforta. Sólo el silencio y mis pasos. Extraño. La idea de ser el único ser vivo sobre el planeta cruza por mi mente, el sonido de mi respiración me da una certeza, estoy vivo, no soy yo un muerto más deambulando en el limbo, penando por esta obscura calle. Sonrío. Al acercarme a una avenida transitada el ruido habitual de esta me regresa pausadamente a la realidad. Llego al Oxxo y pago mis Camel 14. Salgo desandando mis pasos camino a casa. Al aproximarme a ese punto sereno, de penumbras danzantes una vez más, vuelve con mayor fuerza la misma sensación, la misma reconfortante sensación de flotar en el vacío, el portal se abre e ingreso en la zona del mutismo, en la zona muerta. Este mundo, en este infinito instante, sólo lo habito yo.

¿Neta?

Entre futbolistas, payasos y pseudo estrellitas de tele esto es un circo, somos la burla de los partidos políticos, es cínico y descarado su proceder, son tan sucias y evidentes sus artimañas para hacerse de votos como su claro desinterés de servirle a la población de la cual, mas bien se sirven, que las náuseas generales ya son incontenibles.

Anular el voto o no votar es exactamente lo mismo que votar, de nada sirve, porque de nada sirve elegir al menos peor o al mas popular por que lo que necesitamos es gente capaz, no figuritas manipuladas, simples titerillos. Así las cosas, una vez mas, los partidos políticos se van a salir con la suya, mantendrán su registro, sus cotos de poder, financiamiento público y nosotros…, nosotros seguiremos alimentando nuestra indignación.

Homenaje insensato

¿Cómo era el mundo hace un siglo?

Para eso ahora hay información de sobra, pero, mejor planteado y quizás sea más difícil de saber, ¿cómo pensaba y se sentía la gente en esa época?

Ojalá se me hubiera ocurrido esa pregunta cuando aún te tenía y hubiera sido maravilloso saberlo por ti, aunque en ese entonces todavía no tenía esta visión tan desoladora como la tengo ahora por lo que esa duda no me hubiera surgido.

Hoy cumplirías cien años, he pensado en eso todo el día y lo único que atino a escribir son estas insensatas líneas, me tranquiliza saber que no me guardé nada. Si lamento no tenerte tan presente en mi memoria de cuando fui un niño, pero de adulto te disfruté tanto, en verdad tanto que te recuerdo cada vez con más amor y con más desespero.

Se me dibuja una enorme sonrisa en la cara cuando reconstruyo en mi cabeza como reventábamos, tu y yo, con esas interminables y bizarras discusiones sobre la vida y la política, esas primeras jugadas de dominó, si esas en las que la pasábamos con Luis, Adrián y Nacho, sólo los Robledas, vaya noches de jugada tan memorables en las que nunca terminábamos una partida o bien por los alegatos o porque tu o yo, invariablemente, nos quedábamos dormidos sobre la mesa, como viendo las fichas y mis hermanos apresurando nuestro turno, suponiendo que pensábamos la tirada… -jajaja, no paro de reír- cómo olvidarlas?

Con una de las cosas que mas me gusta soñar es con esos viajes eternos por las caminos de dos carriles de hace décadas en este país y los ratos en los que me platicabas tus historias de vida, aprendí contigo tantas cosas en esos trayectos como a manejar en carretera e invariablemente cada que recorro una tu recuerdo aparece en mi mente, incluso en ocasiones, cuando voy manejando, me sorprendo adoptando ciertas posiciones corporales que son completamente tuyas.

También me acuerdo de…, de tantas y tantas cosas que se que te llevaré conmigo toda la vida, me siento tan afortunado de ser tu hijo que doy gracias a Dios cada mañana. Hoy, a cien años de que naciste, sólo quiero que sepas cuanto te honro, cuanto te agradezco y cuanto te amo.

Tengo tan adentro los valores que me enseñaste, a pesar de que en estos tiempos tan inciertos son difíciles de seguir, decirte que son los mismos con los que educo a mis hijos, no podría enseñarles algo diferente, espero hacerlo tan bien como tú, espero que estés orgulloso de mi a pesar de que aún no se como hacer tantas cosas como tu, como jugar dominó, por mencionar sólo esa. Dejaste un estándar muy difícil de superar. Siempre estaré en deuda contigo, tú sabes por que lo digo. Te sigo necesitando tanto, pero eso, también, tú ya lo sabes…

Luis Ignacio Eugenio Robleda Cevallos, hoy y siempre te abrazo Papá.