¿Neta?

Entre futbolistas, payasos y pseudo estrellitas de tele esto es un circo, somos la burla de los partidos políticos, es cínico y descarado su proceder, son tan sucias y evidentes sus artimañas para hacerse de votos como su claro desinterés de servirle a la población de la cual, mas bien se sirven, que las náuseas generales ya son incontenibles.

Anular el voto o no votar es exactamente lo mismo que votar, de nada sirve, porque de nada sirve elegir al menos peor o al mas popular por que lo que necesitamos es gente capaz, no figuritas manipuladas, simples titerillos. Así las cosas, una vez mas, los partidos políticos se van a salir con la suya, mantendrán su registro, sus cotos de poder, financiamiento público y nosotros…, nosotros seguiremos alimentando nuestra indignación.

Anuncios

Con el dolor ajeno no se lucra

En la toma del paneo de la cámara se aprecia el centro de acopio ubicado en la plancha del zócalo con voluntarios cargando bultos de un lado para otro. El cuadro se cierra sobre un individuo con chamarra negra aparentemente de cuero y lentes obscuros que titubea con el paquete que carga, finalmente lo entrega y el locutor que invita a la gente a “sumarse”, slogan de la campaña que utiliza Televisa para apoyar a los damnificados de las pasadas lluvias torrenciales, lo entrevista. De inmediato Memo Rojas se abre la chamarra para que se aprecie el logotipo de Red Bull que lleva en la playera y cuida que los logos que tiene su chaqueta se aprecien en la toma.

Después de unos segundos de narrar su apoyo a los que lo necesitan, habla sobre su carrera a petición del entrevistador que le pregunta si ganará el campeonato en el que participa. Y así, el desfile de “estrellitas” de la televisora en su campaña de donación.

Así ayuda Televisa, que generosos son, impresionantes!

Dirigido a TV Azteca, Televisa y demás empresas carentes de la menor ética: ojalá se los cargue la chingada, con el dolor ajeno no se lucra!

Minientrada

Todos seremos responsables…

Con una sociedad apática, ajena e intolerante a los problemas de los “otros” que piensa que los maestros son unos zánganos huevones; con una cúpula gobernante ambiciosa, jodida y sorda y que ambos, gobierno federal y local se deslindan de la situación por sus pendejos cálculos políticos; y con una CNTE que no encuentra a través de los años los mecanismo adecuados para canalizar eficiente y claramente sus demandas a mediano y largo plazo por mas auténticas que estas sean, es como se consiguen los ingredientes ideales y precisos para que se armen los madrazos… y se van a armar!

Ahora si se quejan…

En este México, los apáticos a los problemas de fondo, los que nunca participan ni debaten, ni se cuestionan la situación del país, ni piensan por quien van a o votar en las siguientes elecciones y que por inercia elijen PRI o PAN, son los primeros en alzar el grito de indignación por los plantones y marchas de los maestros, por que los pobres perdieron su vuelo, ay que pena, que tragedia!

Ahora si hablan y gritan y se indignan y critican (a lo pendejo) y se van con todo sobre Mancera, sin cuestionar ni tantito al señor Peña o a su gabinete. Mejor, para el próximo proceso electoral, infórmense y analicen bien su voto, ese es el momento preciso para opinar, ahora a toro pasado, mejor cállense!

El único momento en el que han prestado atención al conflicto magisterial, fue para indignarse de la corrupción de su dirigente, y ahora que festejan y se vanaglorian de que la maestrita ya está en la cárcel, a caso se preguntan como quedó el sindicato, en manos de quien está?

Y no es que avale el proceder de los maestros, a mi también me afecta su movilización, pero si tomamos en cuenta que tienen años luchando por una problemática legítima muy compleja que avanza y se complica y nadie les hace caso, que esperan que hagan? Pero eso, a los que perdieron su vuelo o les cerraron una carretera o el acceso a su casa o centro de trabajo, como buenos mexicanos, por supuesto que les vale madres.

Viva México hijos de la chingada!!!

Un poco de empatía por favor, o qué no todos somos iguales, o a caso hay mexicanos de primera, de segunda y de la chingada? Constitucionalmente no, en la práctica ya veo que si…

Lean la siguiente nota de Álvaro Cueva en Milenio

www.milenio.com/

Vida alternativa

Medicina

Los poderes político-comerciales que se adueñan del planeta para seguir reproduciendo sus mas obscuros intereses y en un intento de vendernos la idea de que el mundo, así como lo vivimos es el ideal, en un generoso afán de prestarnos un poco de esta tierra a quienes con sobradísimas razones nos oponemos a seguir con conductas que además de deteriorar el ambiente, estamos concientes de que los verdaderos perjudicados somos nosotros, pués nos segregan y nos llaman, curiosamente, alternativos.

Es de llamar la atención que a las hierbas, que siempre han estado ahí y que el hombre desde su aparición las ha usado para procurar su salud se le llame medicina alternativa, cuando la alternativa debería ser la medicina alópata que se generó muchísimos siglos después, a partir de estas mismas plantas y con técnicas verdaderamente “alternativas”.

Tenemos un mal uso de términos que confunden el verdadero significado de los conceptos. Otro ejemplo es con los recursos naturales y procesados que nos proporcionan energía. Quién fue el creativo que en un desplante de insensatez mayúsculo, en la misma tónica, cambió el término, también mal logrado de “Energías alternativas” por el de “Energías renovables” acaso supuso que la energía del sol se puede renovar, o la del aire…? Que en parámetros humanos sean prácticamente inagotables, no las hace renovables.

Deberíamos empezar por llamar bien al ambiente, o al medio, así nomás y no incurrir en el error épíco, ya casi de siglos, de llamarlo “medio ambiente” es redundante, reiterativo, casi un pleonasmo.

Mientras no nos pongamos de acuerdo en un uso correcto de términos para que no exista confusión de conceptos, la transición a un mundo mejor y la erradicación de estas conductas destructoras no será cosa fácil y a los opsitores, a los que nos cuestionamos con bases mas o menos lógicas y hasta científicas, se nos seguirá llamando alternativos, y esto por hoy, significa vivir con conciencia y en consecuencia, nada más.

ABCDemocracia

Algunas definiciones tomadas del Diccionario de la Lengua Española, dignas de tomarse en cuenta a la hora de la toma de decisión para la elección de un mandatario.

Democracia:

(Del gr. δημοκρατία).

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

Dignidad:

(Del lat. dignĭtas, -ātis).

1. f. Cualidad de digno.

2. f. Excelencia, realce.

 3. f. Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse.

4. f. Cargo o empleo honorífico y de autoridad.

5. f. En las catedrales y colegiatas, prebenda que corresponde a un oficio honorífico y preeminente, como el deanato, el arcedianato, etc.

Ético, ca.:

(Del lat. ethĭcus, y este del gr. ἠθικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a la ética.

2. adj. Recto, conforme a la moral.

3. m. desus. Persona que estudia o enseña moral.

4. f. Parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre.

5. f. Conjunto de normas morales que rigen la conducta humana. Ética profesional

Moral:

(Del lat. morālis).

1. adj. Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.

2. adj. Que no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia. Prueba, certidumbre moral

3. adj. Que no concierne al orden jurídico, sino al fuero interno o al respeto humano. Aunque el pago no era exigible, tenía obligación moral de hacerlo

4. f. Ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia.

5. f. Conjunto de facultades del espíritu, por contraposición a físico.

Honor:

(Del lat. honor, -ōris).

1. m. Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo.

2. m. Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.

3. m. Honestidad y recato en las mujeres, y buena opinión que se granjean con estas virtudes.

4. m. Obsequio, aplauso o agasajo que se tributa a alguien.

5. m. Acto por el que alguien se siente enaltecido. Su visita fue un honor para mí.

Honesto, ta.:

(Del lat. honestus).

1. adj. Decente o decoroso.

2. adj. Recatado, pudoroso.

3. adj. Razonable, justo.

4. adj. Probo, recto, honrado.

Justicia:

(Del lat. iustitĭa).

1. f. Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece.

2. f. Derecho, razón, equidad.

3. f. Conjunto de todas las virtudes, por el que es bueno quien las tiene.

4. f. Aquello que debe hacerse según derecho o razón. Pido justicia.

5. f. Pena o castigo público.

Igualdad:

(Del lat. aequalĭtas, -ātis).

1. f. Conformidad de algo con otra cosa en naturaleza, forma, calidad o cantidad.

2. f. Correspondencia y proporción que resulta de muchas partes que uniformemente componen un todo.

3. f. Mat. Equivalencia de dos cantidades o expresiones.

~ ante la ley.

1. f. Principio que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos.

Equidad:

(Del lat. aequĭtas, -ātis).

1. f. Igualdad de ánimo.

2. f. Bondadosa templanza habitual. Propensión a dejarse guiar, o a fallar, por el sentimiento del deber o de la conciencia, más bien que por las prescripciones rigurosas de la justicia o por el texto terminante de la ley.

3. f. Justicia natural, por oposición a la letra de la ley positiva.

4. f. Moderación en el precio de las cosas, o en las condiciones de los contratos.

5. f. Disposición del ánimo que mueve a dar a cada uno lo que merece.

Fraternidad:

(Del lat. fraternĭtas, -ātis).

1. f. Amistad o afecto entre hermanos o entre quienes se tratan como tales.

Servicio:

(Del lat. servitĭum).

1. m. Acción y efecto de servir.

2. m. Conjunto de criados o sirvientes.

3. m. servicio doméstico.

4. m. Culto religioso.

5. m. Mérito que se adquiere sirviendo al Estado o a otra entidad o persona.

Público, ca.:

(Del lat. publĭcus).

1. adj. Notorio, patente, manifiesto, visto o sabido por todos.

2. adj. Vulgar, común y notado de todos. Ladrón público

3. adj. Se dice de la potestad, jurisdicción y autoridad para hacer algo, como contrapuesto a privado.

4. adj. Perteneciente o relativo a todo el pueblo.

5. m. Común del pueblo o ciudad.

 

Ahora dime:

No desde la inútil y solitaria soberbia.

A un mes de las elecciones llama mucho la atención que halla gente que diga que ningún candidato lo convence. Ninguno es el ideal. Estoy de acuerdo que, ya en un país caminando en la democracia, los candidatos son poco atractivos. Gabriel Cuadri, prácticamente un desconocido hasta antes de su nombramiento, por mas hipster y carismático que logre parecer, tener al fantasma de Elba Esther encima, no le permitirá crecer en el interés de los electores. Josefina, errática, representa la falta de voluntad de un partido ya desgastado por la guerra de Calderón sin estrategia y por doce años de alternancia en los que no lograron hacer nada con el poder. El PRI presenta al candidato de la televicracia, bien armado con el tiempo a costa de muchos billetes, se logró colocar en el primer sitio en las encuestas aunque la recta final pareciera ser cuesta arriba, la sociedad que no olvida, representada por sus jóvenes y sus tropiezos del inicio de la campaña empiezan a pasarle factura. López Obrador llega con una imagen desgastadísima generada por la toma de Reforma hace seis años y por la sombra de perredistas corruptos y otros con muy poco carisma, de los que si bien ya se deslindó, son un lastre muy difícil de sacudir.

Y sin tomar en cuenta las buenas o malas propuestas que nos puedan presentar, porque no han sido hábiles en mostrarnos de manera convincente sus programas de trabajo o su proyecto de nación, la población elegirá a partir de su percepción, y con candidatos que no tienen una imagen arrolladora, carismáticos, intachables, es que un buen porcentaje de los electores esta indeciso.

El desencanto por la falta de candidatos bien armados y la situación desastrosa del país nos hacen soñar con un súper aspirante, uno que nos de trabajo, seguridad, estabilidad, salud, bienestar y futuro para nosotros y nuestras familias, uno que se enfrente al narco sin ejército y con estrategia, que erradique la corrupción y los pecados mortales, que se deshaga de los sindicatos charros y de las malas actrices, que no privatice PEMEX y que la convierta en una empresa de clase mundial produciendo gasolina gratis para todos, uno que invierta en investigación y desarrollo de energías alternativas y sin productos milagro, que fomente la creación de patentes y de buenos comediantes. La lista es interminable, en efecto, mas que reconstruir, pareciera que hay que construir un país.

Y si por un ardid del destino ese personaje, por ahí, escondido en un escritorio perdido, en una dependencia olvidada, tras papeles y agendas resueltas, sin papeleo pendiente ni tareas por terminar, alguien como no conocemos, estudiado con maestría y doctorados en el país y en el extranjero, con larga e incuestionable experiencia en la administración pública, vamos lo que se dice eficiente, aparece por ahí y lo pensáramos como el tipo ideal para hacerse cargo del país casi unánimemente, y nos devolviera la esperanza a todos los guadalupanos y hasta le construyéramos su capillita, no faltaría alguien lleno de envidia que le sepa o le invente algo oscuro en su pasado que, cierto o no, nos lo tirara del nicho en el que lo hubiéramos subido, y adiós fantasía.

La verdad es que el candidato ideal no existe ni existirá, en el subconsciente colectivo lo deseamos más que la venida por enésima ocasión del Papa. Así que a falta de poder materializar esa fantasía no nos queda mas que elegir uno, al menos peor, si se quiere, de los candidatos que los partidos nos presentan.

A mi parecer, esa gente que en ninguno ve al candidato ideal y le deprime votar por el menos peor, es esa clase de ciudadano que esta esperando que papá gobierno le resuelva todo, me da la sensación que es gente que no aporta, que no se involucra con su entorno, o que si bien lo hace y coopera y es solidaria, desea dejar de hacerlo porque eso le toca al estado.

Somos una sociedad en pañales no cabe duda, poco participativa y acostumbrada a estirar la mano, es hora de que nos demos cuenta que hasta el gobierno lo podemos hacer nosotros, que podemos decidir y hacer y quitar y volver a poner y aún después de eso, vigilar y no permitir que nadie haga mal su trabajo, pero no, es mas fácil desde el anonimato, gritar, señalar y quejarse sin participar y pedir que nos hagan todo. Ya va siendo tiempo que nos demos cuenta que así no son, no han sido, ni serán las cosas. Así no seremos nunca una sociedad madura. Es momento de participar y si no nos gusta ningún candidato pues elijamos al menos peor y junto con él nos tomemos los próximos seis años en construir al candidato ideal, entre todos, desde la propuestas, desde la acción, desde el compromiso, desde la participación, no desde la mediocridad, siempre señalando con el dedo, no desde la inútil y solitaria soberbia.

El despertar del México bronco

Cuando ellos la usan: El 68; El Halconazo; Atenco…, y un larguísimo etc, es legítima y avalada sólo por ellos mismos y su estado coptado, pero si un grupo de universitarios y miles de ciudadanos les demustran no su rechazo sino su repudio, entonces se indignan y se quejan de ser víctimas de la violencia, como si el uso de la misma sólo fuera privativa de ellos.

Los actos de incoformidad en contra de EPN y el PRI ahora les preocupa, según José Cárdenas uno de tantos pseudo periodistas mas bien plumas chayoteras subordinadas a las voluntades PRIístas. El tal Pepe Cárdenas lo define exageradamente como el resurgimiento del México bronco. No creo que ni de lejos así sea, sólo son algunos gritos de angustia de una sociedad desesperada y aterrada por que se cumpla la amenza del regreso al poder del nefasto PRI .

Pero si me equivoco, bienvenido ese mexicano que los mismos PRIístas despertaron a punta de chingadazos y chingaderas, bienvenido ese mexicano callado que todos teníamos dormido, bienvenido el resurgimiento de ese mexicano que reclama justicia, bienvenido ese mexicano que no es agachón, ni mediocre, ni miedoso, ni sumiso, bienvenido ese México bronco cabrones, bienvenido!!!!

Elecciones 2012 -Que jodido-

Las campañas electorales deben estar dirigidas a personas desinformadas, sin memoria, sin principios y sin ideología. Lo que parece contradictorio porque este sector de la sociedad suele ser apático, poco participativo y ajeno a reflexionar sobre el acontecer nacional.
Cualquier persona con una ideología definida tiene claro por que partido votar, izquierda o derecha. No importando así el candidato, ya que vota por una forma de gobernar que esta de acuerdo con su visión del mundo, la derecha representa un pensamiento conservador, la izquierda es progresista. Existen casos en donde el candidato es tan carismático que esta por encima de la ideología que define a su partido, lo que lo hace un contendiente fuerte.

Una persona informada, con principios y memoria jamás votará por el PRI, por el PVE o por el PANAL. El PRI representa lo mas corrupto, nefasto y podrido de nuestro sistema político, les tomó 70 años demostrarlo y no dejar duda. El Verde más que un partido político es el negocio familiar de Jorge González Torres y su hijo Jorge Emilio, además, entre otras muchas contradicciones, es el único partido ecologista en el mundo que aboga por la pena de muerte, por lo que ha sido expulsado de la asociación mundial de partidos de este género. El PANAL es el partido de la lidereza del sindícato mas fuerte de este país, Elba Esther Gordillo, partido que además de que le permite colocar a toda su familia en la nómina y traficar con influencias, le permite negociar con los demás partidos, así lo hizo con Calderón en las elecciones presidenciales anteriores, así lo esta haciendo con el PRI ahora. Por lo que por estos partidos votará la gente desinformada, con poca memoria histórica y/o sin principios.
Así pués, tartaré de ser ajeno e inmune a las campañas, no hay nada que pueda decir o hacer ninguno de los candidatos, a su favor o en contra de los otros, que en los próximos tres meses me puedan hacer cambiar de opinión. La gente que no esta informada, sin principios, memoria o ideología, ese cincuenta por ciento indeciso, que se sople noventa dias de palabrerías sin ton ni son que los candidatos les vomitarán. Lo más triste del caso es que precisamente esta gente, la desinformada, la desmemoriada, la que no tiene principios, la que decidirá quien será nuestro próximo presidente. Que jodido.